Recordando al animal del rock

Escuché a Lou Reed antes de saber quién era Lou Reed. Fue en un disco de baladas que andaba por casa; el tipo de la discográfica no debía saber mucho inglés y junto a canciones de amor metió Walk on the wild side. Mucho du dudu dudu… pero habla de putas, chaperos y yonkis.

Después me descubrí Heroin en la película que Oliver Stone rodó sobre The Doors. Al día siguiente me compré la banda sonora.

A las pocas semanas pagué 3000 pesetas por un recopilatorio del rockero, un disco doble pensado para España, con introducción de Alberto Manzano. Cuántas veces habré leído ese texto…Empieza: “Antes, mucho antes de que Lou Reed fuera considerado un poeta urbano, hubo otro Lou Reed”. En esos cd’s hay una treintena de canciones de su etapa previa a New York. Su época más conocida, más citada.

Un día, cogí de la biblioteca el Rock and Roll Animal. Guau. Aquello sí era salvaje. Lo copié en un PC con doble lector de CDs (eran otros tiempos) y lo escuché durante años, hasta que lo compré original.

Con ese bagaje, -un recopilatorio y un directo- me fui al concierto que dio en Zaragoza en abril del 2000. Presentaba Ecstasy, un disco que por entonces no me gustaba y hoy valoro mucho más. No estábamos muchos; al entrar no me picaron la entrada y mi madre pudo revenderla en la puerta. 7 mil pesetas, creo recordar. Me senté junto a una pareja cuarentona que fumaba hachís. Al no conocer casi ninguna canción, me aburrí un poco. Pero mereció la pena. A la salida tuve la oportunidad de hacerme una foto con él; alguien de la organización me dijo que si esperaba media hora saldría. No lo hice. Y me arrepiento.

Aunque se elogia al Reed de los 70, no hay que despreciar sus discos de los 90. New York, Set the Twilight Reeling, A night in London y Ecstasy son formidables. Un Lou Reed más sereno, más sobrio, sin nada que demostrar ni nadie a quien provocar. Un viejo rockero tocando rock.

lou-reedHacía mucho que no escuchaba sus discos. Me ocurre con frecuencia que doy por sentado a ciertos autores, siempre han estado allí, forman parte de mí, no hace falta escucharlos. Pero sí hace falta. Es muy gratificante.

Mientras escribo este post, suena el disco doble recopilatorio, con algunos temas flojos, pero con más garra que muchos éxitos actuales. El que vale, vale.

También he preparado 2 listas en Deezer. Una con sus canciones grabadas en estudio, desde Transformer a Ecstasy; otra con interpretaciones en directo, desde 1974 a 2008.

Anque sea un tópico, es un buen día para escuchar a Lou Reed.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s