Zaragoza, 2012: erial cultural

La noche en blanco de Zaragoza vivió ayer un acontecimiento especial. Tres meses después de su estreno en salas, los habitantes de la quinta ciudad más grande de España pudimos ver Madrid, 1987, la última película de David Trueba.

Hasta ahora no había sido posible porque, en el terreno cultural, Zaragoza se aleja cada día de lo que debiera ser una ciudad moderna para asemejarse a un pueblo grande. Zaragoza compitió para ser capital de la cultura pero en realidad hace méritos a erial de la cultura.

Esta fue la principal reivindicación de los organizadores del acto: Sergio Casado, ex trabajador de los cines Renoir y Luis Antonio Alarcón, autor del blog Cinegoza. Recordaron que aquí ya sólo llega un tipo de películas, las producidas por la gran industria para el gran público. Las que tienen como misión arrasar el primer fin de semana y dar el relevo a la siguiente producción. No sólo el cine de autor, también el cine más o menos independiente se queda fuera de Zaragoza.

Luis Antonio Alarcón y Sergio Casado // Imagen de @Iguazelelhombre

El cierre de los Renoir supuso el tiro de gracia a esta situación. Para muchos, era un refugio, el único lugar donde ver las películas que parece que no quieren que veamos. Allí vi películas coreanas, iraníes, afganas… Pero también Martin (Hache), La soledad, 11’09″01, El secreto de sus ojos, Todo lo que tú quieras…

Ahora sólo nos queda internet.

Por eso el de ayer fue un acto emotivo. Luis Antonio y Sergio tratan de luchar contra esta política del vacío, este seguir a la masa, este ver las mismas películas, escuchar la misma música, leer los mismos libros. La sequía cultural afecta a todos los ámbitos.

¿Hay solución? Me temo que no. Soy bastante pesimista en esta materia. Al fin y al cabo, la verdadera cultura siempre ha sido algo muy minoritario. Tal vez sea su esencia. Tal vez realmente sea inviable mantener un cine con películas alternativas.

El Paraninfo, a rebosar // Imagen de @Iguazelelhombre

O quizá sí haya otra forma de hacer las cosas, otra forma de entender la cultura y su función en una sociedad. En Mallorca, un grupo de personas han montado una cooperativa para reabrir los Renoir; aquí todavía queda una remota posibilidad.

Quizá el acto de ayer fue, como cantaba Roger Waters, una pequeña vela que ilumina la oscuridad.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Esto no puede seguir así y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s