Civilización: Occidente y el resto

El punto de partida promete. En el siglo XIV, alguien que hubiera podido viajar por Europa y Asia jamás habría apostado por el éxito de Inglaterra, Escandinavia o Alemania. Sin embargo, durante los siguientes 500 años, Europa y sus “hijos” han florecido hasta dominar el mundo y los antaño gigantes asiáticos como China, India o el Imperio Otomano se someten hoy a las políticas, economías y aun modas de lo que se suele denominar “Occidente”. ¿Qué ocurrió?

El historiador neoliberal Niall Fergusson sostiene que los factores que llevaron a Europa al éxito son 6: competencia entre países, desarrollo de la ciencia, sentido de la propiedad privada, evolución de la medicina, consumo privado y ética del trabajo. Después de una interesante introducción en la que radiografía el mundo hacía 1400 -es de agradecer el recordatorio de la corta esperanza de vida-, dedica un capítulo a cada factor. El esquema es siempre el mismo: situación del factor en su momento, declive en Oriente y auge en Occidente.

El problema es que la balanza está descompensada. Las páginas dedicadas a explicar el fracaso de China, Turquía o Japón en la ciencia, los viajes o la propiedad privada son fascinantes. También queda muy claro cómo en las últimas décadas estos países tratan de imitar a Occidente para alcanzar el nivel de vida de Estados Unidos y Europa (el ejemplo de la vestimenta japonesa es apasionante). No sucede lo mismo al hablar del auge de Occidente. En demasiadas ocasiones dilapida páginas y páginas en asuntos que sólo deberían ser un paréntesis en su argumentación. Me viene a la cabeza el capítulo dedicado a la medicina, donde en lugar de escribir sobre virus y vacunas el lector sufre 40 páginas sobre el colonialismo (y sus bondades).

Tampoco me llega a convencer su conclusión. Para Fergusson, la decadencia de Occidente se acerca y la única forma de evitarla es retomar la ética protestante de la que hablé hace unos meses. Coincido con el autor en que el calvinismo tuvo su importancia en el auge del capitalismo, pero de ahí a decir que China crece porque hay muchos cristianos y que Europa se arruina porque las iglesias están vacías hay un trecho muy grande.

Finalmente, Civilización es muy fácil de leer… quizá demasiado. Un libro destinado al público en general no tiene por qué caer en la sucesión de anécdotas. Me sobran ejemplos más o menos curiosos y me falta una argumentación vertebrada. Hay historiadores como Tony Judt que llegan al gran público sin perder el rigor. A su lado, Fergusson palidece.

Nota: 6/10

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Libros y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a Civilización: Occidente y el resto

  1. JM Dorado dijo:

    en cuanto al tema de la medicina en Oriente (China yJapón) sin pecar de New Age creo que habría que rebajar la soberbia occidental (las iatroepidemias y modas terapéuticas, como nos recuerda J.Gleick) y que el capitalismo a partir del Renacimiento se engrasó con la entrada del oro y la plata americanos

    • viajeroaitaca dijo:

      Cierto. A lo largo del libro noté un tufillo a desprecio por lo no occidental. Dedica más espacio a criticar a Oriente que a describir el auge de Occidente.

      Gracias por comentar!

  2. Antonio dijo:

    ¿Y las civilizaciones precolombinas, dónde quedan en ese análisis?

    Por otra parte, hablar del fracaso de India, China o Japón en ciencia me parece, como mínimo, un cachondeo. Basta con echar un ojo a la plantilla de los centros de investigación más punteros del mundo para ver que hay tantos representantes de esos paises como de cualquier otro (quizás más)… la ciencia se hace donde hay dinero, no donde hay cerebros, lamentablemente.

    • viajeroaitaca dijo:

      Quedan muy mal paradas; como bárbaros felices, más o menos

      Fergusson hable del fracaso de Oriente en ciencia dese el 1500 hasta la Segunda Guerra Mundial. Después se han puesto las pilas

    • Autumn dijo:

      / Del PSOE, de las abcloacas del Estadobb, de Marruecos, de Francia, de la cuarta trama Bajo el signo de todos menos de los que reatmenle lo hicieron.El islamismo radical golpea en Occidente, y todaveda tenemos que aguantar que traten de minimizarlo (abmoritosbb, abpelanasbb, abllegaron en paterasbb, aberan incapacesbb ) y de formar alianzas extraf1as (como la del Vaticano con los sunnitas).Pero eso los piadosos liberales patrios de esa red no lo van a denunciar. Repetire1n algunos, como llevan haciendo meses, que la sentencia dice que NO fue un atentado islamista (me1s falso imposible) y que quieren saber, y aceptare1n como prueba de ocultaciones al juez fotografedas que pertenecen al sumario que instruyf3 ese juez.Hoy, la consigna es que las encuestas daban una mayoreda absoluta e implacable al PP antes del atentado, y al PSOE lo hundedan en la miseria. La memoria es demasiado selectiva, y me1s cuando uno quiere creer. Hay alguno que incluso se toma la confianza de llamar abapesebradabb a dof1a Pilar Manjf3n, y a erigirse en portavoz de las vedctimas.Quize1s algunos deberedan empezar a sentir vergfcenza.Vota este comentario: 0 0

  3. aoller dijo:

    Jodo, pues calificar a los Mayas, por citar unos, de bárbaros felices me parece el colmo de la ignorancia… en astronomía, por ejemplo, no envidiaban nada a los muy doctos invasores que les visitaron.

    También tendría que comparar ese señor el mundo en 1400 con, por ejemplo, el mundo (sea lo que sea el mundo) en 500 y tratar de explicar por qué, posiblemente estuvieran peor en 1400 que un milenio atrás (en todo caso no estaban mejor, creo yo).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s