El libro tiene futuro

En los anteriores posts, me he referido a la situación del libro electrónico en España y a los posibles riesgos de dejar todo el negocio en manos de Amazon y Apple. En esta última entrega, quiero ofrecer algunas ideas para salir de este cruce de caminos. ¿Es posible sobrevivir a Amazon? ¿Tiene sentido escribir un libro y venderlo en tu propia web? ¿Desaparecerán las pequeñas librerías?

__________________________

Es muy tentador caer en el discurso apocalíptico. Es muy sencillo lamentarse y tratar de detener el tiempo para mantener el status quo. Pero los tiempos siempre cambian y quien no se adapta, desaparece. La clave está en descubrir la adaptación correcta. Y eso no es fácil.

En el mundo de los libros, hay 3 agentes que hoy interactúan para poner un texto determinado en las manos de un lector: escritores, editoriales y librerías. Todos ellos habrán de cambiar su forma de trabajar.

Escritores

Hasta hace muy poco, todo escritor necesitaba de una editorial para que su obra llegara al público. Ya fuera una novela escrita por placer o un ensayo encargado, la figura del editor (y aun del agente) era imprescindible. La autoedición era marginal, una forma de colmar el orgullo del autor más que de vender ejemplares. Hoy es mucho más usual encontrar a un autor que edita su propio texto y lo vende en su web.

Sin embargo, tengo la impresión de que la mayoría de estos autores no pasan de ser diletantes (al menos aquellos que escriben ficción; los periodistas que venden reportajes largos en formato ebook han acertado de lleno). Los mismos que hace 15 años no encontraban editor hoy parecen modernos. El tiempo decantará la calidad. ¿Saldrá un García Márquez o un Dickens de allí? Ojalá me equivoque, pero lo dudo.

Al hablar de escritores me refiero a aquellos que escriben ficción; los periodistas que venden reportajes largos en formato ebook han acertado de lleno. Ese es uno de los caminos. Personas de talento como Íñigo Sáenz de Ugarte, Ángeles Espinosa o Jordi Pérez Colomé venden textos largos a través del servicio de publicación de Amazon (una vez más, el gigante ha sabido aprovechar la ocasión). Otros, como Fernando García Mongay, se han lanzado a montar una editorial dedicada a este subgénero.

Decía aoller en los comentarios al anterior post que la figura del escritor profesional tenderá a desaparecer. Argumentaba que quien quiera seguirá escribiendo por placer pero que pocos vivirán de eso. En realidad, el escritor profesional ya ha desaparecido (si es que alguna vez existió).

El suplemento El Cultural preguntó a varios escritores españoles: ¿vive usted de la literatura? Nadie lo hace. Los escritores viven de las actividades relacionadas con la literatura: prólogos, presentaciones, artículos… Parece como si escribir una novela fuera el peaje necesario para acceder a esa vida. Una vez se demuestra que sabes escribir y logras un mínimo público, es más fácil escribir en periódicos, hablar en radios, moderar congresos, ser jurado de concursos… No es una crítica; es una descripción de la realidad. Antonio Orejudo llega a decir. “Para ganar dinero conviene no escribir demasiados libros. Los libros quitan mucho tiempo a los bolos, que es la actividad verdaderamente lucrativa”. En este sentido, no importa si el escritor vende ebooks o pergaminos.

En el imaginario colectivo asociamos al escritor con el artista, un tipo que se deja la sangre en cada palabra y que busca la inmortalidad en sus obras. El Romanticismo ha hecho mucho daño. Lo cierto es que la mayoría de los escritores lo son por encargo. No todos los libros son novelas, y no todas las novelas son literatura. George Orwell escribía en 1984 sobre las canciones creadas por el gobierno con el único fin de hacer olvidar a a gente lo malo que estaba el café. La situación actual no es muy diferente. ¿Cuántas novelas de amor, de espías o de códigos secretos hay? Eso no es literatura. Es consumo. Igual que hay música y cine prefabricados, hay libros escritos así. Y no son la excepción.

El ebook no va a destruir la literatura. Siempre habrá que escriban obras de arte pero serán, como lo han sido hasta ahora, la minoría. El resto de escritores se dedicará a fabricar hamburguesas (según la definición de Stephen King).

Editoriales

Tampoco desaparecerán. Hay quien argumenta que son meras intermediarias y que precisamente internet va a acabar con los intermediarios (como ha hecho con agencias de viaje). Lo dudo. Un buen editor es más que un intermediario; es un filtro. Cuando un libro forma parte del catálogo de una editorial, los lectores presuponemos que ha pasado una criba. Ya sólo encontrar el libro en ésa y no otra editorial revela muchas pistas del contenido. No es lo mismo publicar en Acantilado que en Planeta.

Una persona puede escribir un libro y colgarlo en su web, pero sin el apoyo de una editorial es difícil que se convierta en un bestseller.

¿Qué debe hacer una editorial para no sucumbir ante Amazon? Sencillo: debe editar. La función de un editor es descubrir talento (no sólo artístico; escribir novelas románticas también requiere una habilidad), pulir el texto y lograr su mayor difusión. Y eso, de nuevo, se puede hacer en papel o en digital. Si las editoriales no realizan este trabajo, otros lo harán.

Librerías

Como regla general, el éxito de una empresa se fundamenta en la calidad del producto y en la atención al cliente. Hace 20 años los directivos podían permitirse descuidar estos factores, en muchos casos la calidad no era óptima y el cliente nunca tenía la razón pero éste no tenía muchas opciones. Hoy si no nos gusta un servicio nos vamos a otra compañía. Internet ha ampliado el abanico de elección.

En el caso de los libros, el producto no cambia. Un ebook de Javier Marías es igual de bueno en Amazon, en Fnac o, si existiera, en su propia web. ¿Por qué elegir uno u otro sitio? La calidad del servicio es crucial.

Compro todos los libros en Portadores de Sueños. Antes lo hacía en Cálamo, hasta que despidieron a David Mayor. Era un lujo tenerlo de librero. Yo entraba, le decía “recomiéndame dos libros de cuentos” y aceptaba su sugerencia sin rechistar. No solía fallar. La última vez que entré a Portadores le pedí a Félix dos libros de ensayo político/económico. Me puso 3 en la mesa y me llevé dos. De nuevo, acertó. Eso no tiene precio.

Es muy posible que dentro de 5 años, si el Gobierno elimina el precio fijo y liberaliza los horarios comerciales, sea más caro comprar en Portadores que en Amazon. Pero, si el bolsillo me lo permite, seguiré fiel a las pequeñas librerías.

¿Pueden estos negocios hacer algo más que atender bien al cliente para sobrevivir? Por supuesto. En unos años las librerías que sobrevivan a Amazon serán algo más que librerías. Centros sociales, lugares de presentación de libros, clubes de libro, cafeterías… La única forma de resistir es ofrecer algo que Amazon, Fnac o Casa del Libro no pueden ofrecer. Cercanía, asesoramiento, conversación, un café… Quizá en 2015 vaya a Portadores, me sugieran un libro y lo descargue en mi Kindle en la misma tienda. Para ello tendrían que vender ebooks a través de un portal; algo que, según me han dicho, no es fácil.

En el fondo, todo se reduce a lo mismo. Autores, editores y libreros no tienen que cambiar de estrategia. Tienen que profundizar en ella. En este oficio pasa algo parecido a lo que le ocurre al periodismo; han bajado la guardia, han dado demasiadas cosas por sentadas. ¿Qué periódico no está en crisis? The Economist; uno de los pocos que sigue fiel a su esencia.

Hay que escribir bien, hay que editar bien y hay que tratar bien al cliente. Nada más. Como dicen los británicos, “haz lo correcto, y que los cielos se abran”.

Coda: Usuarios

Como lector, a la hora de comprar un ebook (ya sea en la web de una editorial, de un escritor o de una librería) busco las siguientes características; algunas pueden parecer obvias pero hay grandes empresas no las cumplen:

  • Web limpia, sencilla y bien estructurada. Comparad la apariencia de Casa del Libro (legal) y epubgratis.me (ilegal). ¿Cuál es más agradable?
  • Debe ser muy sencillo encontrar lo que buscas. Cualquiera puede entrar a una librería y preguntar por un libro; comprar un ebook no debe ser exclusivo de geeks
  • Limitar los obstáculos para pagar. En Amazon, te registras una sola vez; en las siguientes visitas el servidor recuerda tus datos
  • Menú de secciones, novedades y, en el caso de librerías, sugerencias de los dueños
  • Opción de leer las primeras páginas de los libros
  • Posibilidad de escribir reseñas o de puntuar un libro (incluso si no lo has comprado)
  • Algunas editoriales, como Acantilado, incluyen enlaces a reseñas de prensa de sus libros. Sería bueno encontrar algo así en las librerías (en la medida de lo posible, pues son muchos más los libros)
  • Sin horario. Las puertas de la librería física se cierran, las de la web no. En España, la página de la Casa del Libro cierra cada domingo por la noche. Es de locos
  • Servicio de atención por Facebook, twitter o email

Y vosotros ¿qué pedís a una librería digital?

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Libros y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

19 respuestas a El libro tiene futuro

  1. aoller dijo:

    Yo le pido que venda libros en papel!!
    Dejando de lado esta boutade que acabo de soltar, la parte que más me interesa de lo que escribes es la dedicada a los escritores. Esclarecedor el enlace a El Cultural, que desconocía.
    También es interesante lo que comentas de las librerías. En efecto las pocas pequeñas librerías que subsisten lo hacen por la atención personalizada gracias a que los precios (salvo un mínimo porcentaje) son iguales en todas partes. el día que se liberen precios seguirán un camino similar al de las pequeñas tiendas de alimentación de barrio…

  2. aoller dijo:

    Yo también quiero una coda.
    A propósito de la viñeta de El Roto.
    ¿No será más fácil borrar de la faz de la tierra un libro digital que uno en papel? ¿Habría sobrevivido el Papiro de Rhind durante milenios si su soporte no hubiera sido físico?

    No vale decir que un flash drive es soporte físico. Se necesita hardware adicional, además de software, para acceder a su contenido. Para leer un libro sólo hace falta software (el que traemos todos implementado en nuestras cabezas).

    • viajeroaitaca dijo:

      Tienes razón en lo de El Roto. Es más sencillo eliminar un archivo que quemar un libro. Llegaremos a ver algo parecido a la reescritura de la Hª de la que hablaba Orwell? ¿Se podrá eliminar una palabra de un archivo y que se elimine de todas las copias?

      Guste o no, en 30 años la mayoría de los libros serán digitales. Habrá que esperar unas décadas para saber si fue o no un acierto

  3. fhrodri dijo:

    Todo está en el aire. Me cuesta suponer un buen futuro, porque desconfío del ser humano, y más, del mercado.

    Amazon está acabando con las editoriales en Estados Unidos. Hay una guerra declarada. http://fernanhugo.visibli.com/share/Csa60E Este artículo lo explica. Amazon se está llevando a los autores mediante contratos millonarios.

    El público no quiere intermediarios, ni cribas. Lo que quiere es lo más barato. Si luego, el libro, gracias justo a que no ha habido criba, es malo, no le importa: ha pagado apenas un euro, en estos autores que se autopublican.

    Imagino que los que lee literatura será, cada vez más, un sector exclusivo, al que no le importa gastarse dinero en libros (físicos o no) que tengan una editorial seria como garantía. Ahora bien, tampoco idealicemos: las editoriales, las relevantes, ya han sido compradas por grandes compañías, y la calidad de sus publicaciones ha bajado hace ya tiempo.

    Al final, todo cambiará para seguir igual. Los grandes autores, los buenos libros, serán minoritarios, nada del rollo ése, idealista, de que la cultura se compartirá más y llegará a más gente porque será más barata. La gente, el público en general, se fiará de las recomendaciones de la web de amazon o similares, y los libros difíciles pasarán desapercibidos.

    No es la muerte del libro, claro que no. Es la muerte, probable, del buen libro. Como pasará con el cine, o con cualquier cosa. Ojalá me equivoque, pero será así.

    Y todo, porque hay unos señores, que nadie menta, que chupan del precio del libro un porcentaje enorme sin hacer absolutamente nada relacionado con su creación: los distribuidores. El Corte Inglés se queda con el 50 % del precio. El autor, depende del caso, pero está por debajo del 10%. Lo mismo que pasa con el cine.

    Los intermediarios acabarán con el producto en sí, no Internet o las nuevas tecnologías.

    • viajeroaitaca dijo:

      Sinceramente, espero que te equivoques :)

      No creo que desaparezca la buena cultura. Siempre ha sido minoritaria, y así continuará.

  4. Pingback: Feliz Día del Libro (electrónico) | Viajero a Itaca

  5. Muy interesante el artículo. Sinceramente, no creo que las librerías ni el libro en papel, ni el libro de calidad desaparezcan. Aunque nada seguirá siendo igual, se llegará a un equilibrio: Aunque tenemos electricidad se siguen vendiendo velas porque decoran y crean ambiente, aunque vamos en coche no han desaparecido los caballos, aunque a nadie se le ocurriría decir que son un medio de transporte… El libro en papel encontrará su lugar y por extensión las librerías el suyo. Lo que parece claro es que no quedarán las mismas que hay ahora.
    Un texto de calidad, con independencia total del soporte, necesita en 2012 ser editado, revisado, maquetado, promocionado y traducido si hace falta. Que se puedan contratar como servicios profesionales o que necesitemos un grupo editorial con un ejército de directivos, administrativos y contables para luego justificar el precio de los libros electrónicos ya no lo tengo tan claro.

    • viajeroaitaca dijo:

      En efecto, Manuel, creo que convivirán los dos formatos. Pero hasta que las editoriales, autores y librerías encuentren su lugar…Los tiempos de transición siempre son difíciles

  6. jorgeATGU dijo:

    A una librería digital(mas bien a una editorial) le pido que sus eBooks tengan CALIDAD, que es lo mínimo que se le puede pedir, yo pago el contenido pero por favor que se pueda leer en condiciones en mi dispositivo electronico, ya sea Kindle, iPad, Sony etc… que hay aútenticas chapuzas de eBook que no deberían ni salir al mercado. Las editoriales tiene que cuidar esos detalles, no es de recibo pagar por un contenido que esta mal hecho y luego resulta que mi amigo consigue ese mismo contenido de forma gratuita y mejor maquetado que el de la propia editorial. Es de locos y lo normal es que el comprador la próxima vez acuda al sitio gratuito que trata mejor el contenido que la propia editorial que te cobra por ello.

    • viajeroaitaca dijo:

      Coincido contigo. Al pagar se pide calidad, no el simple texto. Y si encima no está bien maquetado… apaga y vámonos

      Igual que hay editoriales que miman sus libros en papel, deberían cuidarse los digitales. y, quizá, ofrecer algo más que el simple texto. Unos extras, al estilo DVD o algunos CD.

  7. Marta dijo:

    Me parece curioso que los escritores tengan que vivir de los “bolos”, aunque contando el porcentaje que se llevan las editoriales creo que puede considerarse normal. En mi opinión (y puedo estar equivocada, claro), los autores que se autopublican con éxito están ganando más dinero que los de las editoriales tradicionales, más que nada porque han eliminado al intermediario. Evidentemente, tienen que hacer más trabajo de promoción desde sus ordenadores, pero es posible que les merezca la pena ¿no?

    • viajeroaitaca dijo:

      Sería cuestión de preguntar a quienes se autopublican pero… Al final tener una editorial detrás ayuda.

      En cuanto al porcentaje, la mayor parte se la lleva el vendedor y el distribuidor. Me parece que se piensa en las editoriales como unos vampiros, pero son muy importantes. Ellos seleccionan, filtran, pulen… Ahora vemos cómo cualquiera puede publicar su libro en Amazon ¿Cuántos de estas novelas son realmente buenas?

      Ya te digo, soy muy escéptico en esto.

      • Marta dijo:

        Creo que ahora los que filtran son los usuarios. Leo mucho en inglés y, la mayor parte de lo que leo en ese idioma es autopublicado. Eso sí, antes de comprar un libro miro en Amazon y en Goodreads los comentarios (o me bajo los primeros capítulos que suelen ser de descarga gratuita). Creo que en los últimos dos años he comprado muchos más libros (y más baratos) que antes de tener un lector electrónico y creo que la calidad no se ha resentido.

  8. Hola:
    Es cierto lo que comentas en tu artículo sobre todo la parte en la que los lectores están buscando consejo y comunicación. También el trato a los autores ha sido nefasto hasta el momento y eso debe de cambiar.
    Hace poco hemos abierto una editorial que estará totalmente funcional en las próximas semanas. Tenemos en nuestra cabeza los conceptos que comentas, pero también creemos que hay autores que quieren publicar su obra por ilusión. No son genios, pero quieren ser leidos. Hemos tratado de dar un hueco a todos ellos.
    Con respecto a la edición digital. Es cierto que se ha maltratado. Ha habido un desinterés constante porque las grandes editoriales no eran conscientes de que están viendo un carromato cargado de oro y lo están dejando pasar pensando que sólo tiene paja.
    Creemos que es el momento y vamos a luchar porque los autores indie y el formato electrónico tenga un hueco real en el mercado.
    Un saludo del equipo de ItsBook. Podéis visitarnos en http://www.itsbook.es

    • viajeroaitaca dijo:

      Al hilo del anterior comentario, vuestro papel es esencial para filtrar la calidad de los libros.
      Suerte con la editorial!

  9. Paseante dijo:

    Es muy tentador caer en el discurso apocalíptico. Es muy sencillo lamentarse y tratar de detener el tiempo para mantener el status quo. Pero los tiempos siempre cambian y quien no se adapta, desaparece.

    Pues oiga, menos mal que era tentador…

    En cuanto a su último párrafo, todos esos puntos son calimochadas si no se pone el libro a menos de un euro, que es lo que quiere el lector. Al igual que todos queremos que los coches nos cuesten menos de mil.

    Pero curiosamente no habla usted de quienes ponen relatos de 5 ó 6 páginas al mismo precio que una novela de 250. Ni de esos que están añadiendo en Amazon literatura clásica sin derechos, de nuevo al mismo precio que novelas inéditas (que más allá de la sangre invertida, requieren un tiempo).

    Eso sí, las plataformas serán como la banca: siempre ganan. En este caso a Amazon le va a venir muy bien la autopromoción que los autores se hagan (realmente le puedo asegurar que es lo único que le interesa a Amazon), ya que ocupa otros nichos.

    Perdone que le diga, pero usted no ha entendido nada. O más bien poco. La calidad morirá ante la sobreabundancia a no ser que sepamos cómo encontrarla (pero es que eso a Amazon y otros les da exactamente igual, porque su negocio es otro).

    • viajeroaitaca dijo:

      Sinceramente, creo que no he caído en el discurso apocalíptico y que en este artículo hay más propuestas que lamentos.
      Dice usted que no pagaría más de un euro por un ebook. Es la forma más sencilla de destruir el negocio. Todos queremos pagar poco por lo que compramos pero nos gusta cobrar mucho por lo que producimos. Hay que buscar el equilibrio.
      Tampoco entiendo esa obsesión con reducir el precio de los productos digitales. Lo importante de un libro o una película es el contenido, no el formato. Estoy de acuerdo en que no se debería pagar lo mismo por un libro en papel y en formato ebook, pero de ahí a bajar el precio hasta 1 euro…

  10. Pingback: 6 posts de 2012 | Viajero a Itaca

  11. Pingback: Jeff Bezos: ¿el nuevo William Randolph Hearst? | Viajero a Itaca

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s