La amenaza del Kindle

El Kindle es el mejor lector electrónico del mercado. Es ligero, sencillo, agradable y barato. Su éxito en cierto modo es comparable al del iPod: antes de que Apple lo sacase al mercado existían numerosos aparatos para escuchar MP3, pero el iPod los barrió a todos (acabó incluso con Zune, la apuesta de Microsoft) y se convirtió en el ejemplo a seguir. También hoy existen muchos lectores electrónicos pero a largo plazo no tienen nada que hacer contra el dispositivo de Amazon.

Lo bueno del Kindle es la tienda que tiene detrás. Y lo malo del Kindle es la tienda que detrás.

Los problemas de comprar en Amazon vienen de 3 frentes: la gestión de los ebooks, el precio y el peligro del oligopolio.

Únete a la fuerza (de Amazon)

Amazon lo sabe todo de ti

Sobre el primer asunto se explayaba hace tiempo Richard Stallmann, fundador del movimiento por el software libre. En 2011 escribió The danger of ebooks, un documento en el que alertaba de los riesgos de tratar con Amazon. Estos son:

  • Amazon te obliga a registrarte en su tienda para comprar un ebook
  • En algunos países, Amazon especifica no eres dueño del libro que acabas de comprar
  • Es necesario aceptar unas licencias y unos términos de servicio muy severos
  • El préstamo de libros está muy restringido
  • Es imposible hacer copias del libro debido al DRM
  • Amazon se reserva el derecho de eliminar remotamente nuestros libros, como ya sucedió con miles de copias del libro de George Orwell 1984

En definitiva, comprar un ebook es Amazon es un acto menos libre que comprar un libro de papel en una librería. Nada sorprendente. Estamos acostumbrados a que Google conozca nuestros secretos y Facebook nuestras conversaciones; ¿qué importa que Amazon tenga un archivo de mis referencias literarias?

Mi historial de compra en Amazon

Lo cierto es que a mí me importa. Huí de Facebook hace unos meses y ahora estoy pensando en abandonar Google Docs debido a las cláusulas de su almacenamiento en la nube. Tampoco me gusta ser controlado por Amazon. Hoy vivimos en una democracia (aunque de bajo nivel) pero ¿y si en 10 años no es así? Todos hemos leído declaraciones de disidentes franquistas que leían libros de Marx o Lorca a escondidas; si un día prohiben los ensayos de Naomi Klein y Amazon los retira de sus estantes y de nuestros lectores ¿podremos leer sus necesarias palabras?

Una leyenda urbana sostiene que en el FBI salta una alarma cada vez que alguien saca de la biblioteca ciertos libros; ¿llegará el día en que vendrán a por nosotros al comprar en Amazon?

La guerra ha empezado

La estrategia de Amazon desde el nacimiento del Kindle ha sido ofrecer los ebooks más baratos del mercado. A primera vista, es una ventaja; pero puede resultar contraproducente. Amazon obliga a las editoriales a vender sus libros a un precio muy inferior al que desean. El gigante electrónico argumenta que los ciudadanos no están dispuestos a pagar 20 dólares por un ebook, así que las editoriales tienen 2 opciones: lo venden barato o lo venden en otras tiendas. El problema es que hoy por hoy Amazon copa el mercado de ebooks y si no estás allí, es como si no existieras.

Como digo, a corto plazo es ventajoso para el lector poder comprar un ebook a un mejor precio, pero a largo plazo puede salir muy caro. En el anterior post recordaba que el precio fijo en España permite la supervivencia de las pequeñas librerías; del mismo modo, la estrategia de Amazon puede acabar con las pequeñas editoriales.

Random House no tiene problemas en bajar sus precios, quizá hasta le salga a cuenta; pero Atalanta o Acantilado necesitan vender a un precio mayor para poder seguir editando. La semana pasada, la editorial para niños Educational Development Corporation anunciaba su retirada de Amazon. The New York Times recogía declaraciones de su director: “Nos están sacando del negocio con su guerra de precios”.

Días antes, la fiscalía de Estados Unidos había demandado a Apple y a 5 grandes editoriales por pactar precios para hacer frente a Amazon. El iPad de Apple es un serio competidor al Kindle, y varias editoriales se habían aferrado a él para poder vender sus ebooks a un precio mayor. La demanda ha dado alas a Amazon para bajar todavía más los precios, en la confianza de que la justicia fallará a su favor.

Jeff Bezos, fundador de Amazon

Amazon piensa a largo plazo. Actualmente no tiene grandes beneficios con estos precios, es imposible puede tenerlos. Su objetivo es desgastar a la competencia. Va a mantener su política de precios hasta que los comercios que pueden hacerle sombra quiebren (ha llegado a sugerir a sus clientes que hojeen los libros en una tienda cualquiera pero que los compren luego en su web y se ahorren unos dólares) y entonces subirá los precios para obtener verdadero beneficio. También Fnac, cuando abrió sus puertas en Zaragoza, vendió discos a un precio muy bajo y los libros siempre con el 5% de descuento; una vez hubo barrido a la competencia, subió los precios.

A veces olvidamos que publicar libros cuesta dinero. Es cierto que un ebook se salta el gasto en papel, la distribuidora, la tienda física… Pero todavía es necesario un autor, un editor, una campaña de publicidad… Como dice el portavoz de las editoriales independientes de EEUU, “Amazon quiere libros a un precio muy bajo, más bajo del que la industria puede soportar”.

Es normal querer pagar poco por los ebooks; pero corremos el riesgo de que en un futuro no haya libros (o sólo existan bestsellers; no sé qué es peor).

Tres anillos para dominarlos a todos

En 20 años, el mercado del libro electrónico será un oligopolio. Si las actuales tendencias siguen su rumbo y no se pone freno a las aspiraciones de los gigantes, sólo quedarán Amazon, Apple y Google.

Sucedió con los videoclubs y está sucediendo con el mercado del audiovisual (en Estados unidos ya se alquilan por streaming más películas de las que se compran). Sucederá con los libros. Mientras la industria se preocupa de los que piratean libros, ignoran la verdadera amenaza.

Amazon venderá libros para su Kindle, Apple para su iPad y Google habrá escaneado todos los libros del mundo.

iPad vs Kindle

Si nada ni nadie lo impide, desaparecerán las grandes librerías y las pequeñas editoriales. Algunas pequeñas librerías resistirán gracias a la venta de libros descatalogados (en papel) y a la atención al cliente fetichista. Las grandes editoriales (que habrán absorbido a las pequeñas) se habrán plegado a los deseos de Amazon y Apple y publicarán menos libros y buscarán el bestseller rápido (como ocurre con las películas de Hollywood, creadas para ganar el máximo de dinero en la primera semana).

La clave para conseguirlo es unir dispositivo y contenido. Es lo que hizo Apple con el iPod y iTunes; y es lo que ha hecho Amazon con Kindle. En teoría se puede comprar un ebook en Fnac, Casa del Libro… En la práctica sólo compro en Amazon. Y no soy el único.

______________________

"Aquí no vendemos apestosos Kindles"

Es un diagnóstico muy pesimista. ¿Hay alternativa a este futuro? Sí. En el próximo post hablaré de las opciones que tienen autores, editoriales y librerías.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Libros y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

20 respuestas a La amenaza del Kindle

  1. Pingback: Feliz Día del Libro (electrónico) | Viajero a Itaca

  2. aoller dijo:

    Bueno, si prohiben ciertos libros siempre nos quedará el recurso de aprenderlos de memoria como en Ferenheit 451…
    En todo caso no es ese el mayor peligro sino, como muy bien dices, el hecho de que sepan lo que leemos (pensamos) y puedan utilizar esto en nuestra contra…

  3. aoller dijo:

    Hay una sencilla, aunque quizás poco deseable, solución. Que deje de existir la figura del escritor profesional. Si te gusta escribir, escribes, publicas tu libro en tu propia web o en una cualquiera creada a tal efecto totalmente libre de cargo alguno y las habichuelas te las ganas de otra manera. Al final, el buen escritor no necesariamente escribe por dinero ¿no?

  4. Pingback: Lector de feeds (XV) | El club del ebook

  5. Gezzer dijo:

    Me encantó esta frase: “Amazon venderá libros para su Kindle, Apple para su iPad y Google habrá escaneado todos los libros del mundo”. Haces notar perfectamente quién tiene el control No tengo idea de qué vaya a pasar en el futuro, sólo estoy seguro que siempre veré la forma de conseguir libros, no importa si son gratis y tenga que pagar mucho o poco por ellos.

    • viajeroaitaca dijo:

      La clave es conseguir libros sin perjudicar a los autores… Ése es el reto. Porque si pirateamos todos los libros, en 15 años nadie escribirá
      Gracias por comentar!

  6. Sebas dijo:

    No estoy de acuerdo aoller. Para un escritor, su meta es poder vivir de lo que le gusta (como para todos nosotros) y justamente esa es la figura del “escritor profesional”. Además, se estaría castigando al pobre tipo que quiere vivir de lo que escribe por culpa de las editoras (o quien sea) que no participan en el proceso creativo sino que son intermediarios.
    En fin, me parece peligrosa la idea de que “desaparezca el escritor profesional”.
    Buen artículo, da que pensar sobre la posible formación de un “oligopolio cultural/intelectual” (como hicieron las compañias de celulares aca en Argentina)
    Saludos!

    • viajeroaitaca dijo:

      Una cosa es que desaparezca el escritor profesional y otra que se edite de diferente manera. No todos los escritores son “artistas”. La mayoría de los libros (tanto de ensayo como de ficción) están encargados por las editoriales. Si ninguna empresa está dispuesta a pagar por una novela o un libro sobre la crisis ¿serán los autores quienes las escriban por puro placer?
      Gracias por comentar!

  7. Susana dijo:

    Los sistemas cerrados siempre me dieron alergia. El hecho que Amazon y Barnes&Noble pongan precio mas bajo a sus tablets tiene una sola intencion: La de vender libros. Como consumidores tenemos que decir NO a los sistemas cerrados. Yo tengo una Sony T1 que compre con la firme conviccion que estaba comprando un sistema libre, y NO, la Kindle NO ES el mejor lector del mercado. Informemos a la gente para que pueda hacer una decision educada!

    • viajeroaitaca dijo:

      El Sony T1 es un buen e-reader, cierto. y coincido contigo: los sistemas cerrados son muy peligrosos. Lamentablemente, vamos hacia ellos. Microsoft, Amazon, Google, Apple… Todos buscan crear su miniuniverso y que el consumidor no salga de ahí. Hay que reconocer que dentro de esos sistemas se está muy bien. Aunque me disguste, es muy fácil comprar ebooks si tienes un kindle.
      Por cierto, ¿cuál es la decisión educada (o adecuada)?
      Gracias por comentar!

  8. Lorena dijo:

    Nunca compré un libro en Amazon, y nunca lo voy a hacer. Hay material de sobra para leer en la web.

    • viajeroaitaca dijo:

      ¿Te refieres a piratear? No apoyo esa opción. En ocasiones hay que hacerlo (como ocurre con las series en España), pero si hay alternativa, refiero pagar.
      A todos nos gusta cobrar por nuestro trabajo
      Gracias por comentar!

  9. aoller dijo:

    Para Sebas.
    Es que quizás lo peligroso sea la existencia de la figura del “escritor profesional”. Llevándolo al extremo, si lo que se quiere es vivir de lo que se escribe, ¿es censurable hacer de “negro” literario para otra persona?

    Algunos autores han de ser conscientes de que si escriben “lo que les pide el cuerpo” no van a poder vivir de lo que escriben y, sin embargo, tienen derecho a escribirlo y, sobre todo, a que quien comparta su gusto les lea. Esto sólo podrá hacerse de forma “privada” y no remunerada. es más, considero que esa es la forma más sana de hacerlo pues al estar completamente desmercantilizada se garantiza la libertad del autor (a escribir lo que le de la gana y cómo le de la gana) y del lector (a leer lo que quiera en cada momento).

    Ojo. Claro que puede haber “escritores profesionales” pero la mayoría tendrán que escribir por encargo. En ese punto es donde entra la libertad personal para aceptar o rechazar unos u otros encargos. Un escritor puede ser periodista y ganarse la vida escribiendo reportajes por dinero y, en los ratos libres, publicar su novelas “personales”. También puede escribir novelas por encargo y firmarlas él con su nombre, pseudónimo u otra persona; con eso ganarse la vida y aparte autoeditar sus novelas… Si algún escritor tiene la suerte de que lo que a él le gusta escribir le reporta beneficios suficientes para subsistir, será un afortunado, pero hay que ser consciente de que eso, creo, ha de ser necesariamente la minoría.

    Te pondré un ejemplo, que aunque distinto, creo que se parece. Yo soy profesor universitario. Me dedico a la docencia, claro, y también a la investigación. Me gusta dar clase, pero me gusta mucho más aún investigar. Mi campo de investigación no da dinero, sólo contribuyo a eso tan etéreo e irreal que es “crear conocimiento”. Yo no puedo vivir sólo de investigar y soy consciente de ello, sin embargo sí hay muchos campos de investigación que permiten a quienes los llevan a cabo vivir de eso… si además les gusta lo que hacen, gran suerte la suya. Ahora, si yo pretendo poder vivir de los que leen mis artículos o bien debo cobrar un precio exorbitado por ellos o bien tendría que recurrir a subvenciones absurdamente grandes. Ambas situaciones son indeseables (y no se dan, de hecho).

    • viajeroaitaca dijo:

      aoller:

      En realidad, la mayoría de los escritores escriben por encargo. Los de ensayo, por supuesto. y los de ficción, quizá la primera y segunda novela lo hagan por libre; pero después están obligados por un contrato con la editorial (que ofrece adelantos, publicidad…)

      ¿Puede un escritor vivir de lo que escribe sin tener detrás a una editorial? No lo sé. Pero creo que no tardaremos mucho en descubrirlo

  10. David Ruiz dijo:

    Felicidades por este interesantísimo artículo, especialmente para personas como yo que acaban de introducirse en el mundo de la lectura digital (soy de los que se acaban de comprar el Kindle Touch, que se distribuye en España desde hace sólo unos días).

  11. aoller dijo:

    Pero, dejando de lado los adelantos (que no es moco de pavo, claro está) ¿qué ofrece una editorial a un autor que no pueda obtener por si mismo con los recursos que existen hoy en día a su disposición?
    ¿Publicidad? Facebook, twitter, etc ofrecen grandes posibilidades.
    ¿Distribución? En tu web puedes colgar tu novela en formato electrónico para decargar libremente o pagando. La impresión “on demand” es una opción muy razonable aunque cara pero, al fin y al cabo, los lectores en papel seremos probablemente minoría y, además, si se quiere leer algo de verdad se hace el esfuerzo y se descarga electrónico.
    ¿Nombre? Algunas pequeñas editoriales sí que son sinónimo de calidad literaria, las grandes ni hablar y sospecho que las que ofrecen más dinero, mayor publicidad y mejor distribución no son precisamente las pequeñas…

  12. Pingback: El libro tiene futuro | Viajero a Itaca

  13. Pingback: Lector de feeds (XV) – Club del eBook

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s