Feliz Día del Libro (electrónico)

Cada vez leo más ebooks. No es nada extraño; todos sabemos que Amazon vende Kindles como churros, que ha sido el regalo estrella de las Navidades y de muchos cumpleaños. Lo raro es que cada vez compro más ebooks. Porque un cosa es pagar por un Kindle y otra pagar por los libros que vas a leer en él. Y ahí, me temo, las cifras no son tan espectaculares.

Una de las razones es que en Españistán nadie paga por algo si puede conseguirlo gratis. Ocurrió con la música, con las películas y ahora está ocurriendo con los libros. Hay quien me mira raro cuando descubre que pago por los contenidos digitales, cree me sobra el dinero. Luego nos extrañamos de que haya corrupción…

El otro problema para comprar ebooks es que no lo ponen nada fácil. Sucede algo similar al negocio audiovisual: parece que quieren que pirateemos. Hace 2 años, un puñado de editoriales crearon un portal digital para, en teoría, vender ebooks. La idea parecía buena: a falta de la versión española de Amazon, era necesario un portal donde encontrar libros de muchas editoriales. Sin embargo, el objetivo oculto era otro.

Ante el temor de que los españoles comenzáramos a comprar Kindles y piratear libros de Alfaguara, Random House y compañía, sus ejecutivos decidieron tomarnos por estúpidos y crearon Libranda, un portal destinado a no vender ebooks. Ricardo Galli resumió la experiencia en un tweet:

En teoría, Libranda fue un fracaso. En realidad fue un éxito. Consiguió retrasar un par de años la llegada masiva del libro digital. Hasta hace unos meses, la lectura de ebooks en España se reducía a un puñado de personas relacionadas con la Universidad o el periodismo, algunos frikis de la tecnología y poco más. Yo mismo me compré un Kindle DX en 2010 y no tengo reparos en decir que no ha sido hasta la apertura de Amazon.es cuando realmente he empezado a aprovecharlo.

Una vez superada esta barrera inicial, nos topamos con el precio. Hay que decirlo alto: los ebooks son demasiado caros. Hay quien no está dispuesto a pagar 13 euros por un archivo digital cuando puede tener la edición en papel por 18. Y es lógico. La distribución, el material, la tienda, los vendedores… todo eso se elimina. Entonces ¿por qué es tan caro? Hay 2 motivos: el precio fijo y el IVA.

La ley señala que el precio de un libro viene marcado por el editor y no puede ser cambiado por distribuidoras o librerías. Se admite que los comercios apliquen el 5% de descuento a voluntad, y hasta un 10% en el Día del Libro. Nada más.

Este precio fijo (regulado también en Francia, Dinamarca o Noruega) es el que permite que existan librerías pequeñas, en las que hay una verdadera atención al cliente. Si se elimina, si se liberaliza el sector, las grandes superficies podrían bajar los precios durante un año, barrer a la competencia y luego volverlos a subir. ¿Ciencia ficción? No. Recuerden lo que ha ocurrido con los discos. Hace 15 años en Zaragoza había una decena de tiendas; hoy sólo queda FNAC.

El IVA es otra historia. Los libros en papel son considerados bien cultural y tributan al IVA superreducido: 4%. En cambio, los libros electrónicos lo hacen al 16%. Si las cabezas pensantes descubrieran que un ebook es un libro, tal vez igualarían el IVA y, en consecuencia, el precio sería menor y no perjudicaría a las librerías (es lo que han hecho recientemente Francia y Luxemburgo).

De todas formas, a la larga sale muy caro pagar poco por los libros.

___________________________

Actualización 6-05-2012

Leo en La Vanguardia que este precio fijo puede ser burlado. Hecha la ley…

La ley define que el precio es fijo, pero no estático. Si se informa del cambio de precio al ISBN (Número Estándar Internacional de Libros) para que todos los distribuidores digitales y las librerías online puedan ofrecerlo al mismo precio es completamente legal. Y aquí es donde entra la picaresca y la poca eficacia del sistema.

Veamos cómo funciona: el editor debe asignar un ISBN a cada formato de libro que publique. Es decir, uno diferente para el libro que se comercializa en papel, otro para el formato ePub (el usado en casi todas las librerías online) y otro para el formato mobi (el que vende Amazon). Por lo tanto, puesto que cada formato puede tener un precio distinto, es posible modificar el precio de un formato durante un tiempo determinado sin tener que cambiar el de los demás, lo que permite a Amazon vender el mismo título más barato que las demás librerías.

______________________

Esta serie de posts sobre el ebook continúa aquí y aquí

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Libros y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Feliz Día del Libro (electrónico)

  1. aoller dijo:

    Sólo de imaginarme una biblioteca sin olor a papel se me ponen los pelos como escarpias oiga…

  2. Pingback: La amenaza del Kindle | Viajero a Itaca

  3. Susana dijo:

    En Argentina 2 sites de ebooks prometen dejar huella. Grandes librerias como Librerias Santa Fe y la recien creada Bajalibros.com hicieron las delicias de los primeros dias. En realidad los problemas vienen con los que tienen Kindle. Los que tenemos lectores libres podemos comprar contenido. Me gusta leer libros de actualidad y si, el problema es que las editoriales pretenden cobrarlos como si todavia tuviesen los costos de edicion.

  4. Pingback: El libro tiene futuro | Viajero a Itaca

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s