23 cosas que no te cuentan sobre el capitalismo

Decía Woody Allen que todo lo que nuestros padres consideraban bueno, era malo; y viceversa. Algo parecido puede aplicarse a la actual situación económica. Tiendo a pensar que todo lo que el FMI, el Banco Mundial y ciertos economistas de renombre consideran adecuado para un país, es en realidad una receta para el desastre. Admito que es una visión maniquea de la realidad, pero también una buena estrategia de defensa.

Sin embargo, en ocasiones tengo problemas al argumentar por qué creo que los consejos neoliberales son sentencias de muerte. Me falta preparación académica y carezco de los datos suficientes; tampoco me contento con la falacia ad hominem. Creo que no soy el único que se encuentra en esta situación: intuimos que os están engañando pero no sabemos cómo.

El economista surcoreano Ha-Joon Chang ofrece una respuesta a este problema. En 2010 escribió en inglés el libro 23 cosas que no te cuentan sobre el capitalismo y ahora Debate lo publica en español. Chang recorre en 300 páginas los principales “engaños” del neoliberalismo. Cada capítulo empieza con “lo que nos cuentan” y luego demuestra cuál es la realidad.

Lo mejor de todo es que utiliza un lenguaje muy claro, escoge ejemplos muy certeros y salpica el texto de un sentido del humor muy british (no en vano da clases en Cambridge).

Pero no hay que engañarse: Chang no es anticapitalista. Considera que el capitalismo es el menos malo de los sistemas económicos y aboga por un capitalismo “con rostro humano” (si es que eso es posible). Según Chang hay muchos capitalismos posibles, y la versión neoliberal no es la mejor. Se muestra partidario de un capitalismo al estilo escandinavo, con un fuerte estado de bienestar. En el último capítulo del libro, resume los problemas del neoliberalismo:

Sus teorías han generado un crecimiento más lento, una mayor desigualdad, unos puestos de trabajo menos seguros y unas crisis financieras más frecuentes. Han presionado a favor de políticas que debilitaban las perspectivas de crecimiento a largo plazo en los países en desarrollo. En los países ricos, estos economistas han desestabilizado cada vez más la vida de los ciudadanos y les han hecho perder el control nacional de su economía. Por si fuera poco, también insisten en que todo lo que a mucha gente le parece cuestionable -desigualdad, sueldos astronómicos de los ejecutivos, pobreza extrema-, es inevitable.

Las ciencias económicas, tal y como han sido aplicadas en las últimas tres décadas, han perjudicado claramente a la mayoría de las personas.

Ahora parece que nos estamos dando cuenta de esta realidad, y empezamos a rebelarnos. Pero los poderes económicos y políticos tratan de acallarnos a toda costa. Como escribe hoy José Luis Trasobares:

El proceso revolucionario puesto en marcha a escala global por los neocones necesita imperiosamente visiones autoritarias, salvajes, retrógradas, alejadas de cualquier tentación relativista. Si la gente ha de meterse entre pecho y espalda los ajustes, será preciso llevarla al redil por las malas; si la ciudadanía se rebela ante el empobrecimiento que le decretan, habrá que ponerla en su sitio. A la postre, fue en el ensangrentado Chile de Pinochet donde la escuela económica de Chicago llevó a la práctica sus primeras teorías sobre el estado de shock.

Para combatir al neoliberalismo, Chang aboga por escuchar a los economistas críticos. Comparto su opinión. En España tenemos al trío formado por Alberto Garzón, Vicenç Navarro y Juan Torres López. En sus blogs y sus libros ofrecen un diagnóstico muy diferente al que estamos acostumbrados a escuchar el los medios de comunicación. Quizá si siguiéramos sus consejos nos iría mejor.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Libros y etiquetada , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a 23 cosas que no te cuentan sobre el capitalismo

  1. Gracias por publicar una entrada tan interesante.

    Esta frase es terrible: “Si la ciudadanía se rebela ante el empobrecimiento que le decretan, habrá que ponerla en su sitio”.

    Parece que las distopías imaginadas por Huxley u Orwell están instaladas entre nosotros: tenemos tanta tecnología como incertidumbres y carencias.

    • viajeroaitaca dijo:

      Hoy hemos visto cómo van a “ponernos en nuestros sitio”. La disidencia en internet será delito.

      Nos acercamos peligrosamente al undo de Orwell o al de V de Vendetta.

      Gracias por comentar

  2. aoller dijo:

    El día que se apruebe definitivamente esa ley será el día en que crearé mi propio blog

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s