Semana Santa atea

La Semana Santa es la festividad religiosa que más rechazo me produce. Tanto que ni siquiera me siento a gusto escribiendo sobre ella. La vida es demasiado corta como para gastar tiempo y esfuerzo en criticar algo. Pero hoy he leído un texto sobre el auge del ateísmo en España y me he animado.

Hace unos años, Arcadi Espada pronunció una conferencia sobre la influencia de la religión en la sociedad; en un momento dado, se quejó amargamente de que no hubiera periodistas ateos. Mejor dicho, sí existen periodistas ateos, pero no se atreven a afirmarlo públicamente. Una situación real y lamentable.

Da la impresión de que todavía no está bien visto presentarse como ateo. Hay quien quiere confinar el ateísmo al ámbito privado (igual que la homosexualidad: “está muy bien que sea gay, pero que no lo pregone”). Parece que a los ateos se nos permite la existencia pero poco más. Cualquier palabra, gesto o manifestación pública es vista como una ofensa a los sentimientos religiosos de los creyentes. ¡Con qué facilidad se ofenden algunos!

Daniel Gascón ha escrito un texto sobre las ofensas para su blog en la revista Letras Libres. Allí se puede leer:

La ley tiene que garantizar que la gente pueda practicar su religión libremente, pero no debe proteger los sentimientos, ni permitir que estos sean un freno a la discusión. El blindaje de los “sentimientos religiosos” es en sí religioso: postula que son sentimientos de otro carácter.

Mientras los ateos nos quedamos en nuestro armario, los creyentes pasean por las calles a sus anchas. Las invaden, mejor dicho. Muchos defienden las procesiones como una tradición cultural pero es más que eso. Cada primavera, la España Oficial deja bien claro que sigue siendo católica, apostólica y romana, que poco o nada ha cambiado en los últimos años y que los ateos no somos españoles de bien. De ahí que prohíban la mal llamada “procesión atea”.

Por cierto, la organización que pidió al gobierno el veto a esta manifestación lleva por nombre Máslibres y dice ser defensora de la libertad religiosa. George Orwell tendría un par de cosas que decir sobre este asunto. La Delegación del Gobierno en Madrid ha preferido escuchar a los fanáticos y ha dejado que los librepensadores piensen libremente… en su casa. Este organismo sostiene que la marcha tiene una “evidente voluntad de provocación” y, claro, eso no se puede consentir.

Provocar es “irritar o estimular a alguien con palabras u obras para que se enoje”. En el caso de que la marcha atea tuviera esta finalidad ¿cuál es el problema? ¿Acaso es un delito? En realidad, todas las manifestaciones tienen una “evidente voluntad de provocación”. Los huelguistas de la pasada semana buscaban molestar al Gobierno; cualquier manifestación tiene como objetivo irritar a los que deciden, para que prefieran cambiar sus políticas a aguantar a los manifestantes. No es tan diferente del niño que llora como un loco hasta que su madre le compra un dulce. Alguien debería hablar con Moncloa para que Rajoy prohibiera el llanto sin motivo.

El problema de basar las decisiones políticas en los sentimientos de los ciudadanos (de ciertos ciudadanos) cada uno es que cada uno se irrita y se enoja con lo que quiere. Yo, por ejemplo, me irrito cuando veo a María Dolores de Cospedal sujetar un madero. No llego al extremo de la socialista Yolanda Picazo, que quiere “crucificarla, enterrarla en el cementerio nuclear y evitar a toda costa resucitarla”; pero sí me gustaría que los políticos separaran religión y Estado.

Dice la Constitucion que “ninguna confesión tendrá carácter estatal” y que “los poderes públicos tendrán en cuenta las creencias religiosas de la sociedad española”. Pero sabemos que aquí la Carta Magna se respeta sólo cuando conviene, y en este asunto parece que no. Los ministros juran ante una Biblia y un crucifijo, los alcaldes se resisten a quitar este símbolo de los ayuntamientos y sólo se tienen en cuenta las creencias de los católicos. Ya no sorprende pero todavía irrita.

Tampoco me sorprende que los informativos dediquen minutos y minutos a las procesiones, a los dolores de espalda de los costaleros, a las lágrimas que vierten cada año porque la lluvia les ha aguado la fiesta. Pero me irrita. Yo pido muy poco a la prensa: sólo quiero que se ciña a la realidad. Me irrita que el 6 de enero hablen de los regalos que traen unos señores imaginarios y me irrita que estos días hablen de Jesucristo como si de verdad hubiera resucitado.

No me importa que ABC o La Razón pongan en portada a unos legionarios sosteniendo la figura de un treintañero muerto; al fin y al cabo son empresas privadas. Pero sí me importa, y mucho, que la TV pública dé pábulo a las palabras de un talibán llamado Juan Antonio Reig Pla. Este señor es obispo de Alcalá de Henares y ayer La 2 retransmitió la misa que oficiaba. En ella dijo:

Quisiera decir un palabra a aquellas personas que hoy, llevados por tantas ideologías, acaban por no orientar bien lo que es la sexualidad human, piensan ya desde niños que tienen atracción hacia las parejas del mismo sexo. Y a veces para comprobarlo se corrompen y se prostituyen. O van a clubes de hombres. Os aseguro que encuentran en infierno.

Una vez más, la Iglesia utiliza la amenaza del sufrimiento para modificar la conducta de las personas. Reig Pla también dedicó unas palabras al aborto:

Una jovencita, o una mujer, que está embarazada y que lleva una preocupación enorme por las razones que sean. Es seducida y es tentada. Y cuando va a abortar a una clínica sale destruida. Porque ha destruido una vida inocente y se ha destruido así misma. Mujeres que han ido a abortar llevan el sufrimiento en su corazón y muchas de ellas no pueden dormir porque el pecado lleva siempre la destrucción de la persona.

Por cierto, según el obispo “el principal enemigo de la iglesia católica es la ignorancia”. Se equivoca. En realidad, es su principal aliado.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Religión y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a Semana Santa atea

  1. Eduardo dijo:

    Artículo bastante interesante en donde te doy bastante la razón pero con matices en un par de cosas.
    Respecto a la “procesión atea” me parece genial que procesionen igual que hacen los otros, pero si unos lo hacen siempre un día y los otros lo hacen “por joder” ese mismo día, pues veo lógico que se les prohiba ese día concreto. Quedan 364 día para manifestarse.
    Respecto a que las manifestaciones tienen una “voluntad de provocación”… pues no debería ser así. Tengamos en cuenta una máxima, con la que no dudo en que estarás de acuerdo, tu libertad empieza donde acaba la mia y viceversa, pues bien, ¿ves lógica la manifestación para provocar? ¿No debería ser, como su nombre indica, una manera de poner en conocimiento de otros tu opiniones (sin tener que provocarlos obligatoriamente)?
    Por último, personalmente no veo mal que un ministro pueda jurar su cargo en una biblia si puede elegir simplemente prometer, tampoco me parece mal que la Cospe lleve un madero (mientras que si se lesiona no sea un accidente laboral) y por supuesto no se que pinta La2 emitiendo misas cuando ya tienes a la caverna para hacer eso.

    • viajeroaitaca dijo:

      Eduardo:
      La clave de una “procesión atea” es salir precisamente en Semana Santa. Si no, carece de sentido
      No estoy de acuerdo en que tu libertad empieza donde acaba la mía. Al final, resulta que mi libertad es muy pequeñita y la tuya inmensa.
      Yo veo peor que un ministro jure o lleve un madero en SS que TVE retransmita una misa. Al mostrarse tan religiosos, los políticos pierden legitimidad.
      Gracias poor comentar

  2. aoller dijo:

    El problema de los cargos públicos es delicado. En principio deberían poder profesar cualquier creencia que se les antoje, pero nunca hacer ostentación de ella en tanto que cargo público, pero ¿dónde o cuándo deja un ministro de ser ministro?
    Un ministro homosexual ¿puede/debe manifestarlo en público, por ejemplo, besándose con su pareja? ¿perdería legitimidad por ello? ¿y por ir a una manifestación de, digamos, la CNT?
    Los edificios e instituciones son otro cantar porque los espacios públicos están claramente delimitados. Allí no debería haber rastro de religiones.
    Lo mismo con la emisión de misas en La2, que debería ser erradicada. Sin embargo, que aparezcan en las noticias (incluso en la pública) me parece lógico. A fin de cuentas, usando tu ejemplo, que cada día 6 de enero un montón de españoles gaste un dineral en cosas inútiles (yo el primero, no se me entienda mal) me parece digno de mención (y de estudio, dicho sea de paso).
    Sobre las procesiones y manifestaciones. Desde el momento en que la cabeza pensante que sea ha decidido llamar a la manifestación “procesión atea” ya me parece una chorrada. Aparte de que la redacción de la imagen que adjuntas es claramente burlesca (cosa que no me parece mal). Sin embargo, si quieres hacerlo bien, convoca una manifestación “en contra de los símbolos religiosos en los espacios públicos” y apañado. Coincido, no obstante, en que esa manifestación debería hacerse en Semana Santa, Navidad o similares, del mismo modo que nadie haría una huelga general (si es que eso todavía existe) en domingo.
    Al final, en el fondo, caes en lo mismo que criticas, en recortar libertades a otros… (porque más que nos joda, profesar una religión debería ser una libertad personal). El problema es que “ellos” se las han estado recortando a los demás durante más de 2000 años y quizás ya es hora de cambiar los papeles.
    Por cierto, que una muestra de esto último son los extractos de la homilía, que no tienen desperdicio. El único calificativo que encuentro es el de “asquerosos” y, por el tono, bien podrían haber sido escritos hace 1000 años. Y, además, cuando un sistema ético se basa en expresiones como “encuentran el infierno”, “se destruye”, “es tentada y seducida” o “el pecado” queda bien claro cuál es su objetivo final… controlar a través del miedo… lo dicho: asqueroso.

  3. Pingback: 6 posts de 2012 | Viajero a Itaca

  4. natalia dijo:

    me párese que es vulgar o grosero que pienses eso sobre la religión

  5. maría dijo:

    estoy de acuerdo con natalia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s