Labordeta diputado

Esta semana he leído Memorias de un beduino en el Congreso de los Diputados, el libro en el que José Antonio Labordeta recuerda su etapa de representante de Chunta Aragonesista en el hemiciclo. Y mientras lo hacía me invadía una insoportable sensación de tristeza. Ya es habitual que en las encuestas del CIS los políticos aparezcan como problema y no como solución; en estas páginas queda claro por qué.

Labordeta empieza su narración con esa mezcla de sarcasmo y lamento que por estas tierras se conoce como somarda. El cantautor (y escritor y presentador de TV y poeta…) es consciente de que su presencia en el Congreso es extraña, de que él desentona en aquel ambiente tan formal. Así que se crea un doble, y a través de sus ojos somos testigos de una pequeña parte de lo sucedido en el Congreso entre el año 2000 y 2008. Lo que este beduino deja traslucir de la política española no es agradable. Pero quizá por eso mismo hay que contarlo. Labordeta (perdón, el beduino) no se calla nada, escribe sus pensamientos como si no fueran a ser leídos, como si sólo estuviesen dedicados a sus amigos. Los enemigos, parece pensar, no van a abrir el libro; ¿entonces a qué fin contenerse?

En estas páginas recordamos a altanería de un Aznar bajo el influjo de la hubris. Nos vuelven a la retina los gestos de desprecio que dedicó a quienes no podían servirle de ayuda ni tampoco causar problemas. Volvemos a oír sus alegatos nacionalistas, sus mentiras. Y sus silencios. También sus compañeros de partido aparecen retratados de un modo nada favorable. En ese momento gozaban (nunca mejor dicho), de la mayoría absoluta y contra eso poco podían hacer los demás diputados. Las proposiciones no de ley se quedaban en nada, las preguntas no eran respondidas o si lo hacían era con tardanza, y cualquiera que criticase al Gobierno era tachado de antipatriota.

Han pasado 10 años desde entonces y si algo han demostrado, como bien señala el beduino, es que la derecha se cree en su derecho de gobernar siempre. Es lo normal, lo que debe ser. Los intervalos de gobiernos de izquierda sólo son paréntesis en el buen curso de la Historia. Ahora vuelven a tener mayoría absoluta y no hace falta ser un radical para darse cuenta de su actitud.

Por supuesto, Labordeta no sólo lanza dardos contra la derecha. También apunta a la burocracia, a las comisiones y subcomisiones que no sirven de nada, a los que votan sí cuando hay que votar sí y votan no cuando “desde arriba” les dicen que hay que votar no, a los zapatos de diputados lustrados por mucamas filipinas, a los banquetes pagados con dinero público, a los socialistas de Aragón, a la Iglesia, a la prensa…

Las últimas páginas del libro consisten en una sucesión de semblanzas de algunos de sus compañeros en el Congreso. Labordeta reparte elogios sin importar a qué siglas deban su sueldo, atiende sólo al carácter de los diputados. Pero a pesar de este final amable, queda un regusto amargo.

No nos merecemos la clase política que tenemos. En serio. No me importa que en teoría los diputados y senadores se sienten en su escaño gracias al voto de los ciudadanos. Todos sabemos, y los políticos especialmente, que las elecciones a Cortes son apenas un ritual, que en realidad son los aparatos del partido los que deciden quién va a vivir bien los próximos 4 años y quién no. También sabemos que las Cortes cada vez tienen menos relevancia, que sólo se limitan a votar lo que quiere el gobierno. Que la adulación está más premiada que la inteligencia, que con gritos e insultos se llega más lejos que con debates razonados. Todo esto lo sabemos, pero tratamos de olvidarlo porque si lo recordamos de forma constante nos saldrá una úlcera.

Lo malo es que entonces viene el cantautor de las narices y nos trata de quitar la venda de los ojos.

____________________

Coda:

Labordeta se refiere en varias ocasiones a Jaume Matas, por entonces ministro de Medio Ambiente. Hoy está acusado de 12 delitos relacionados con la corrupción y ha perdido el favor de su partido. En esta entrevista concedida -mejor dicho: pedida- al equipo de Salvados, el ex presidente balear trata de limpiar su imagen. Muy interesante

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Libros y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Labordeta diputado

  1. Una pena tener tan poco tiempo para el género del ensayo, o libros sobre la realidad como este que comentas.

    Me temo que no tendremos muchos más como Labordeta para ser crítico con lo que sucede en el Congreso. Aunque más juego daría (y más polémica) alguien que hubiera estado en el Senado. Para probar si sirve para algo, principalmente.

    En todo caso, el problema de los partidos en este país es serio. Imagino que en otros países, también. Por eso me ha llamado la atención lo sucedido hace poco en Grecia donde ciertos diputados han votado en contra de los ajustes… y sus partidos correspondientes los han expulsado. Tal cual.

    Qué duro que no se expulse por corrupción o inmoralidades, sino por desobedecer la disciplina de partido. ¿Llegaremos en España a esto?

    Un saludo

    • viajeroaitaca dijo:

      Yo últimamente sólo puedo leer ensayos. Por algún motivo, estoy saturado de ficción. Cuando no lograba terminar las novelas que compraba, pensé que era una tragedia, pero no. He descubierto que el ensayo no es aburrido, sino apasionante. Hay mucho por descubrir. Te animo a que lo hagas (en mi último post de 2011 hay una selección de los ensayos leídos durante el año; creo que uno pude gustar especialmente).

      En cuanto a la política, es una pena. Aquí los partidos han multado a quien vota lo que no quieren que vote.

      Gracias por comentar

  2. Yo dijo:

    Gran parte de esos problemas: burocracia absurda y excesiva, servilismo y peloteo, obdiencia ciega a “los superiores” se reproduce en gran parte de la sociedad. Un buen ejemplo (y una gran pena) es la Universidad… conocer los entresijos de cómo funciona esa institución le quita a uno las ganas de todo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s