Soraya Sáenz de Santamaría: ¿superwoman?

1.-

El nuevo Gobierno ha empezado su andadura de una forma muy ilustrativa: saltándose la ley. Como bien sabe casi todo el mundo, Soraya Sáenz de Santamaría dio luz el pasado 11 de noviembre en lena campaña electoral. Una semana después, volvió al trabajo. La ley obliga a la madre a tomarse 6 semanas de baja después del parto, por lo tanto, la nueva vicepresidenta violó la ley.

Esta violación, sin embargo, casi resulta anecdótica (¿qué político cumple con todas las leyes?) si la comparamos con el peligroso ejemplo que ofrece su decisión. Los derechos no los han regalado. Han costado muchos años, mucho esfuerzo conseguirlos. Muchas madres se han partido el lomo en las fábricas y oficinas, sin poder atender a su recién nacido, para que ahora venga una señora a tirar el derecho por la borda. Es muy fácil imaginar el argumento de cierto tipo de jefe: “Si la vicepresidenta puede ir al despacho una semana después de ser madre, tú también. Tu trabajo no es ni mucho menos tan difícil”.

El comportamiento de Sáenz de Santamaría me suscita varias reflexiones. ¿Es ésa la postura oficial del PP? Quizá volver a trabajar no sea tanto una decisión de la vicepresidenta como una imposición de su jefe, Mariano Rajoy. Tal vez el PP quiera recortar el derecho por maternidad y esta sea una forma original de lanzar un globo sonda (hace 2 años, el grupo popular del Parlamento Europeo ya se mostró en contra de aumentar el permiso). Si hay protestas, puede haber pensado el residente, significa que será difícil de suprimir. Si, por el contrario, aplauden a la madre, si la comparan con superwoman y los medios se fijan en su buen aspecto, eso significa que desmantelar el derecho de maternidad será pan comido.

La segunda hipótesis me preocupa más. Quizá la vicepresidenta no sea tonta, quizá sea muy consciente de lo difícil que lo tienen las mujeres en el mundo laboral. Tal vez intuyera que si el 20N no aparecía en el balcón de la victoria, sólo pisaría La Moncloa de visita. Por supuesto, la ley le amparaba; pero eso no iba a ser obstáculo para Rajoy. Así que tomó una decisión difícil: volver al trabajo a costa de no estar lo suficiente con su hijo.

¿Cuál de estas hipótesis será la correcta?

2.-

El pasado 17 de diciembre la revista Mujer Hoy publicó una entrevista a la vicepresidenta. La mayor parte de las preguntas se refieren a su vida personal, las dificultades que ha tenido por ser mujer y su maternidad. En esas páginas, Sáenz de Santamaría aparece como una mujer luchadora, que no quiere ni llorar delante de su marido. Parece que es la única opción. Las mujeres deben “convertirse” en hombres para poder ocupar los puestos de los hombres. Destaco algunas de sus respuestas:

Hay algo que la gente no sabe: las diputadas no tenemos permiso por maternidad. Este año, por impulso de muchas diputadas y diputados con enfermedades muy graves, hemos logrado que se empiece a estudiar –aunque el tema no está resuelto técnicamente– el votar desde casa. A un diputado no puede sustituirle nadie.

La pregunta es: ¿actúa como diputada o como miembro de la directiva del PP?

Es increíble que a las mujeres hasta los derechos se les acaban convirtiendo en obligaciones. El padre no puede coger las seis primeras semanas –si quiere, puede hacerlo para disfrutarlas–, la obligación es de la mujer. Nunca he visto que a ningún hombre le digan que no cumple con sus deberes.

Parece increíble que no entienda que, en este caso, no es lo mismo ser mujer que hombre. Tras el parto, el padre regala puros y la madre espera a que se curen sus heridas.

Como decía, el tono de la revista suelta un tufillo machista. El mismo que desprenden las portadas que se preocupan de resaltar los vestidos y el físico de las entrevistadas. ¿Acaso harían la misma fotografía a Mariano Rajoy o Emilio Botín? Por supuesto que no. Sin embargo, todos los medios caen en el cliché. Incluso en una agencia de noticias como Europa Press -un medio presuntamente objetivo, que se dedica a informar sin matices- podíamos leer ayer el siguiente titular: “Soraya Sáenz de Santamaría y su nuevo estilo de vicepresidenta. Aprendiendo a ser moderna”. También Rajoy ha cambiado el estilo de sus trajes y adelgazado desde 2008, pero eso no es noticia. No debe serlo. La cuestión clave es: si el físico no es relevante en el presidente ¿por qué sí lo es en la vicepresidenta?

Existe también otro indicio inquietante de que las mujeres todavía no están a la par que los hombres, una señal débil pero reveladora de la existencia de un machismo soterrado: la forma en que nos referimos a ellas. Es habitual oír hablar de Soraya, Mari Tere, Cristina, Hillary, Esperanza… A nadie extraña que se omita su apellido; pero sería muy raro que alguien se refiriese a José Luis, a Nicolás, a Vladimir, a Emilio… Normalmente, uno se refiere a alguien por el apellido en señal de respeto; ¿será entonces que no se respeta a las mujeres que participan en política?

Coda:

Antes de escribir esto, pensaba que el (mal) ejemplo de Sáenz de Santamaría no era el único, que Carme Chacón tampoco había respetado la ley. Pero me equivocaba. La ex ministra de Defensa estuvo de baja las 6 semanas obligatorias; después volvió al trabajo, ya que el resto del permiso lo cogió su marido.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Política y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Soraya Sáenz de Santamaría: ¿superwoman?

  1. Ulises_Lima dijo:

    Entiendo que puede existir una tercera hipótesis, una que tampoco compartiría pero creo que se ajustaría también a la realidad del momento: un mal entendido sentido de la responsabilidad, ese “Sentido de Estado” del que muchos políticos han alardeado en épocas difíciles. Estoy contigo en que el ejemplo es nefasto para con suspares, y sobre todo los empleadores.

    Porque creo que tras ocho años de fiel servicio a Rajoy, Saenz de Santamaría tenía puesto asegurado a su vera y por seis semanas de baja no iba a perderlo; y tampoco creo que sea una maniobra premeditada para sondear recortes a los derechos adquiridos por las mujeres tras la maternidad.

  2. Ítaco dijo:

    Otro tema que me parece destacable es que se consideren superwomen a las mujeres en cargos importantes, que por otra parte es algo normal. A mí una superwoman me parece la que se pega once horas trabajando cada día -el Estatuto de los Trabajadores es algo que se respeta menos que la baja maternal- para ganar mil euros y llega a casa a bañar a sus hijos.

  3. Patricia dijo:

    Me ha encantado tu post. Acabo de leer el articulo de la entrevista, y que mal cuerpo me pone la parte de “Es increíble que a las mujeres hasta los derechos se les acaban convirtiendo en obligaciones”, porque el renunciar a unos derechos de esta forma se tira por los suelos el esfuerzo de muchas generaciones. Además, derecho o no, es la ley, y no se puede renunciar a la ley que en cada momento según nos convenga…
    Aunque los hombres y mujeres sí deberíamos tener las mismas oportunidades para todo, no somos iguales en todo, son dos cosas diferentes. Y además, ya no hablo a nivel emocional de la necesidad de estar los primeros momentos con tu niño (que me parece importantísimo y necesario), sino a nivel físico como la recuperación tras el parto.

  4. clara dijo:

    Buen artículo. Propongo una cuarta hipótesis. Soraya cometió un error. Y no fue volver al trabajo antes de tiempo. Es un error que la acompañará toda su vida. Hay cosas que el dinero no puede pagar. Cuando eres madre tus prioridades cambian para siempre. Ser madre es un trabajo duro, requiere paciencia y mucha, mucha generosidad. Pero ser madre no es una obligación. No se tienen hijos “porque toca”. Un hijo no es como una afición de fin de semana, un pasatiempo al que dedicas las horas libres. Un hijo es una persona. Una persona!!!!! Igual esta señora no se dio cuenta de “que el crio” (como parece ser que le gusta llamarle) la necesitará mucho mas allá de 40 semanas de gestación. La vida es un camino que dibujamos gracias a las elecciones que hacemos. Pero cada elección conlleva una serie de renuncias. Y sin duda esta señora no debería renunciar a su carrera profesional, debería haber renunciado a ser madre. En esta vida no se puede tener todo. Su hijo lo ha aprendido nada más nacer.

  5. Yo dijo:

    Todo en el PP huele a rancio, a ese aroma extraño del armario de tus abuelos que te da repelús cuando eres niño… la vicepresidenta no iba a ser una excepción.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s