Influencia de la religión en la economía: Catolicismo

En el post anterior me referí a la influencia del calvinismo en el sistema económico dominante: el capitalismo. En esta ocasión quiero hablar de la influencia de la religión católica en la economía y sociedad española.

1.-

1492 no sólo fue el año del descubrimiento de América por los europeos. Fue también el año de la expulsión de los judíos. Por medio del Edicto de Granada, los Reyes Católicos obligan a todos los judíos residentes en sus territorios (la Península, Canarias, el sur de Italia…) a convertirse al catolicismo o exiliarse. La norma entró en vigor el 2 de agosto, el mismo día que Colón zarpó hacia, creía él, la India.

El edicto tenía un marcado carácter religioso. Su objetivo era:

Combatir la herética pravedad que los judíos extendían por toda la Corona, pues según es notorio y según somos informados de los inquisidores y de otras muchas personas religiosas, eclesiásticas y seglares, consta y parece el gran daño que a los cristianos se ha seguido y sigue de la participación, conversación, comunicación que han tenido y tienen con los judíos, los cuales se prueba que procuran siempre, por cuantas vías y maneras pueden, de subvertir y sustraer de nuestra santa fe católica a los fieles cristianos.

Los Reyes Católicos, aconsejados por la Iglesia, querían purificar los territorios sobre los que gobernaban. Bajo su trono no debía haber más que católicos. Pero a este deseo se unía, según los historiadores, el tradicional antisemitismo (un siglo antes se habían producido matanzas de hasta 60 mil judíos) y un malestar de tipo económico. El catolicismo prohibía la usura, definida por San Agustín como “toda transacción en la que una persona espera recibir más de lo que ha dado”. Tampoco veían el comercio con buenos ojos. De nuevo, el Padre de la Iglesia lo consideraba “asociado al fraude y la avaricia, proveedor de lujuria y potencial fuente de corrupción y deterioro de las buenas maneras y virtudes, fuente de contacto con mercaderes bárbaros y extranjeros”. En realidad, las única actividad legítima en la época era la guerra.

Isabel y Fernando: tanto monta, monta tanto

Los judíos estaban exentos de las obligaciones católicas (en el Talmud se puede leer “no digáis nunca: esta ocupación no me conviene”) y se convirtieron en prestamistas o se dedicaron al comercio. Como cualquier banquero actual, terminaron por acaparar mucho dinero; y, como hoy sucede con los Botín y González, suscitaron los recelos de la población llana. Así, el edicto obligó a los judíos a vender sus bienes inmuebles y partir sólo con las posesiones que pudieran transportar.

La comunidad judía no respondió de forma unánime al edicto. Muchos decidieron convertirse; especialmente aquellos próximos a la Corte. Se calcula que entre 100 mil y 150 mil judíos eligieron el exilio. No fue fácil. Buscaron refugio en Francia, Países Bajos, Palestina… Si todo exilio es duro, en aquella época tuvo que ser atroz. Algunos lograron conservar su identidad mixta: judía y “española” (si es que es posible hablar de la existencia de España como tal en esos años). Guardaron la lengua y la música, y hoy sobreviven unos 2 millones de sus descendientes: los sefardíes.

Mapa del éxodo de los judíos tras 1492

2.-

Algunos historiadores relacionan la expulsión con el tradicional atraso económico, industrial y cultural de España. Coincido en parte con ellos. Es arriesgado afirmar que los judíos de 1492 eran el embrión del capitalismo, pero es cierto que la mayoría formaba parte de una especie de clase media. También es cierto que uno de los problemas de atraso es la escasa magnitud e importancia de esta clase durante los últimos siglos. Hasta prácticamente 30 años, en España existía un abismo entre los terratenientes, nobles y élite eclesiástica y los trabajadores y campesinos. Esta separación era económica, pero también cultural. Un ejemplo claro es la tasa de alfabetización.

A finales del siglo XVIII, Suecia se convierte en el primer país del mundo que logra la alfabetización de todos sus ciudadanos. En España, cincuenta años después, sólo 1 de cada 3 hombres sabe leer y escribir; el porcentaje es mucho menor en las mujeres: 1 de cada 10. A principios del siglo XX, España alcanzó el nivel logrado por Inglaterra en 1675: el 45% de hombres alfabetizados. Es decir, un retraso de más de dos siglos.

Las razones de esta diferencia también se pueden encontrar en la religión. En el protestantismo, la Biblia era la base de la fe. Lo importante era el texto, no la interpretación que hacían los miembros de la Iglesia. Así, había que leer la Biblia; y no en latín (como se siguió leyendo en las iglesias españolas hasta no hace mucho) sino en las lenguas vernáculas. Sólo los países protestantes emprendieron con cierta seriedad el fomento de la alfabetización del pueblo llano.

Escudo de la Inquisición

Las consecuencias económicas que produciría la desaparición de los judíos ya se habían empezado a notar diez años antes del Edicto de Granada, con la implantación de la Santa Inquisición. La presión había hecho que muchos judíos optaran por convertirse en “cristianos nuevos”. Sin embargo, la monarquía recibió informaciones que de muchos de estos conversos (en particular de Sevilla) practicaban en secreto sus ritos judíos. Los Reyes Católicos pidieron autorización al Papa y en febrero de 1481 la Inquisición se estrenó quemando en la hoguera a 6 personas (sólo ese año morirían en la pira otras 2000). Nacía una institución que a los largo de sus 400 años de existencia marcaría en cierta medida la vida política, cultural y, por supuesto, religiosa de España. El tribunal procesó a 150 mil personas y se calcula que ejecutó a 3000-5000.

Puesto que entre los judíos había numerosos comerciantes y prestamistas, al poco de su implantación en Sevilla se registró un verdadero colapso de la economía local. Sin embargo, a Isabel la Católica no le importó. Se puede leer en una crónica de la época:

Como quiera que la ausencia desta gente despobló gran parte de la ciudad y fue notificado a la reina que el gran trato que en ella había se disminuía y sus rentas por esta causa se abajaban en gran cantidad, pero ella estimaba en muy poco la disminución de sus rentas y decía que, todo interés pospuesto, quería limpiar su reino de aquel pecado de herejía.

3.-

La religión sobre la economía. La pureza por encima de la cultura. El Imperio por encima de la diversidad.

En mis tiempos de estudiante, los profesores hablaban de los Reyes Católicos de forma muy elogiosa. Eran prácticamente los fundadores de España. Poco me dijeron de su fanatismo religioso, de las consecuencias de sus políticas imperialistas.

Todavía hoy, aquellos comportamientos extraordinarios de carácter civil, realizados por personas españolas y extranjeras, que redunden en beneficio de la Nación” son premiados con la Orden de Isabel la Católica.

Dentro de unas semanas, TVE emitirá una serie sobre Isabel la Católica (interpretada por Michelle Jenner). El Telediario le dedicó un reportaje; en él destacaban que se quiere incidir en la faceta “más personal” de la reina. Humanizar a la monarquía es una manera muy sencilla y eficaz de anular los recelos. Lo hicieron hace un año con le actual rey, y ahora vienen a fortalecer el sentimiento monárquico por otras vías. Estoy seguro de que la serie no ofrecerá puntos de vista críticos con la reina (algo que sí hacen las producciones británicas).

Es inútil preguntarse cómo sería hoy España de no haber existido Fernando, Isabel o Torquemada. Pero no lo es poner en cuestión ciertos dogmas.

Coda: La religión católica sigue teniendo importancia en la vida política de la España actual. El nuevo ministro de Interior, Jorge Fernández Díaz, dijo hace un par de años al semanario ultracatólico Alba que “las Cortes son el órgano legislativo del Estado y Dios, el gran legislador del universo” vía @iPhysicalism

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Religión y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Influencia de la religión en la economía: Catolicismo

  1. Yo dijo:

    Y si te pones con la expulsión de los moriscos, siglo y pico después, ya ni te cuento el desaguisado que le hicieron a los reinos de las españas…

  2. viajeroaitaca dijo:

    Estuve tentado de incluirla en el post pero me pareció mejor centrarme en los judíos

  3. Pingback: Los mejores posts de 2011 en Viajeroaitaca | Viajero a Itaca

  4. Eduardo dijo:

    Un buen post sobre la expulsión de los judios de España.

    Supongo que en la serie de la Tv la prota será pulcra y limpia, no como la de verdad.

    Personalmente no he visto “los Tudor” pero no creo que se acerquen mucho a la figura de “gordo c****n que realmente fue Kike el 8”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s