Celebrando la Purísima Constitución

Copio y pego extractos de un artículo escrito por José Luis Trasobares en El Periódico de Aragón

Tras lustros de ver el texto constitucional como una revelación divina, piedra angular de la democracia y figura perfecta e inalterable, han bastado unos pocos días para meterle mano, con la justificación de que así, mudando lo presuntamente eterno, se pondría freno a la crisis. La Consti al final era maleable, corruptible, adaptable. Y espérense, que la orgía sólo acaba de empezar.

En 1978 la Constitución vino a ser el certificado de garantía de la democracia española. Demostraba por escrito que el franquismo había acabado y quedaban garantizadas las libertades políticas y los derechos sociales. Luego, con el paso del tiempo, se iría viendo que la cosa no era para tanto: la oronda Ley de Leyes no pasaba de ser un texto interpretable por un tribunal consensuado entre las grandes fuerzas políticas y cuyos preceptos no debían ser tomados en sentido literal. Disponer de vivienda digna es un derecho constitucional… ¿y qué?

Ahora ya sabemos que la Constitución puede ser retocada sobre la marcha, ignorada y pervertida. Los golpes de estado ya no se dan con tanques sino con la prima de riesgo.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Otras voces y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Celebrando la Purísima Constitución

  1. Yo dijo:

    Los golpes de estado sí que se siguen dando con tanques… lo que pasa es que no hace falta sacarlos a la calle!! No hay estados ya que tomar en realidad…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s