Abertzales en el Congreso

Durante años, todos los partidos políticos han insistido en una misma idea: la política se defiende en las urnas, no con pistolas y bombas. El apoyo de la izquierda abertzale a ETA (o la ausencia de condena) fue el argumento para ilegalizar las diversas formaciones en las que se mutaba. Ahora la situación ha cambiado. ETA ya no es una amenaza, sólo un lastre. La izquierda abertzale debería por tanto tener el camino libre para continuar con su “lucha” por medios democráticos. Pero no va a ser así.

Alfredo Pérez Rubalcaba ha dicho hoy en un mitin que, tras “quitarles las bombas”, el reto ahora es “quitarles los votos con la fuerza de la democracia”. ¿Perdón?

A ver si después de tantos años pidiendo a una parte de la sociedad vasca que apostara por la democracia va a resultar que hay a quien tampoco le gusta. Es muy peligroso querer miniminar los votos de la izquierda abertzale. Se corre el peligro de que piensen que por las vías democráticas no van a conseguir nada y se planteen volver al tiro en la nuca.

Porque parece que hay miedo a esos votos. Parece que intuyen una avalancha de papeletas de Amaiur, la coalición formada por Bildu y Aralar para el 20N. Es más que probable que esta formación logre una victoria similar a las obtenidas por Herri Batasuna en los años 80 y principios de los 90. Por entonces la izquierda abertazle no estaba ilegalizada y en diversas convocatorias envió a varios miembros al Congreso y al Senado. Suena tan lejano que parece increíble. Sin embargo, pronto volverá a ser una realidad.

A muchas personas les costará ver a un miembro de Amaiur en el Congreso. Es comprensible. Pero precisamente será el momento de actuar con cabeza, no con las vísceras. Actuar con sentido de Estado, pensando en el bien común, y no en ganar una hipotética batalla en la que todos podemos perder.

Quizá sea bueno recordar un ejemplo de cómo no hacer las cosas. En el año 2006 Hamás obtuvo una victoria aplastante en Palestina. Estas elecciones fueron auspiciadas por Israel y Estados Unidos; sin embargo, no les gustó el resultado y decidieron implantar un boicot. La comunidad internacional mostró sus verdaderos motivos, intereses y preferencias. Por  oposición a esa hipocresía, Hamás apareció entonces como una formación honesta, digna de gobernar; un partido asediado por todos. Sería catastrófico asistir a este espectáculo en España.

El viernes podíamos leer en el editorial del diario Gara:

Quienes han pasado los últimos años sembrando la desesperanza, el cinismo, el fatalismo, se han encontrado con que cada vez que a la sociedad vasca se le da un poco de libertad la ciudadanía responde. ¿Que no les gusta la respuesta? Es lo que tiene la democracia.

Una última reflexión. Estamos acostumbrados a que quien defiende mínimamente los derechos políticos de la izquierda abertzale (o los derechos humanos de los terroristas) es automáticamente acusado de proetarra. He llegado a leer que aquellos que estábamos a favor de la participación de Bildu en las autonómicas humillábamos a las víctimas. Es hora de abandonar este pensamiento de indios y vaqueros, este “o conmigo o contra mí”. Discrepo profundamente con las posiciones de la izquierda abertzale pero eso no significa que no acepte su existencia y su participación en el juego político.

Cien años después, todavía es necesario recordar a Evelyn Beatrice Hall: “Estoy en desacuerdo con lo que dices, pero defenderé hasta la muerte tu derecho a decirlo”.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Política y etiquetada , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Abertzales en el Congreso

  1. eduardo dijo:

    Uno: Que sea verdad lo que dicen, que resulta que solo falta un mes para las elecciones y estos tontos no son. No obstante, espero poder darte la razón (aunque no creo) dentro de 3 años.

    Dos: Si es que no lo pueden evitar…”Quienes han pasado los últimos años sembrando la desesperanza, el cinismo, el fatalismo, …” ¿y ellos? ¿Que han sembrado? Anda! que igual no lo saben.

    Tres: Los delitos INDEPENDIENTEMENTE de su motivación son delitos, matar o coaccionar es lo mismo, lo hagas en nombre propio, de tu país o de naranjito y por lo tanto, el estado de derecho DEBE proteger a sus ciudadanos de aquellos que pretender dañarlos.

    Cuarto: ¿Cómo habria sido tu vida si tus padres hubieran muerto tiroteados en un callejón simplemente porque tu padre era concejal del ayuntamiento de Sevilla? A veces es bueno un poco de empatía.

    • viajeroaitaca dijo:

      Uno: Estoy absolutamente seguro de que es verdad. Que manía con no creer la mejor noticia de los últimos años.

      Dos: El diario Gara es lo que es. Pero no quita para que sea un referente de la izquierda abertzale, un termómetro de su pensamiento y situación. Y hoy ese pensamiento es: ¿nos dejaréis jugar a la política, o no?

      Tres: Si no entiendes que no es lo mismo el asesinato de Marta de Castillo que el de Miguel Ángel Blanco, mal vamos. Con mucho dolor, habrá que liberar presos. Igual que se hizo con los poli-mili o hicieron con los miembros del IRA.

      Cuatro: El sustituto de “proetarra” es “no empatizas con las víctimas”. Si yo fuera una víctima es muy posible que pensara diferente. Pero precisamente por ser víctima mi opinión estaría más intoxicada y, por tanto, seria menos útil.

      https://viajeroaitaca.wordpress.com/2011/04/10/la-sinrazon-de-las-victimas/

      Ayer en Informe Semanal hablaron 2 víctimas. Una decía lo que oímos cada semana. La otra opinaba como yo. No todas las victimas son iguales. ¿Con cuáles hay que “empatizar”?

      Gracias por comentar

      • eduardo dijo:

        Respecto a tres: Por supuesto que NO lo entiendo, el asesinato de Blanco es mucho peor, secuestras a un tio, lo tienes dos días, lo llevas a un bosque y le pegas un tiro en la nuca, en fin… No obstante, respecto al otro caso también tendríamos mucho de lo que hablar. Pero en este punto se que nunca nos pondremos de acuerdo.

        Respecto a cuatro: Con tu frase “si fuera una victima es muy posible que pensara diferente” me doy por más que satisfecho.

        Claro que habrá que tragar y seguramente en 30 años el País Vasco no estará en España (no se pueden poner puertas al campo), pero no es lo mismo quemar un autobus (y eso que cuando quemaron uno en el que iba la madre de Anasagasti había que oirlo, “igualico” que el otro día) que pegar un tiro en la nuca.

        Felicidades por tu Blog, ya sabes que me gusta bastante leerlo

  2. Yo dijo:

    Aquí hay quién mezcla churras con merinas.
    Los que hayan delinquido, al banquillo y si se tercia a la cárcel. Los que no los hayan hecho son libres de presentarse a las elecciones. ¿No condenar el terrorismo debe ser motivo de ilegalización? Joder, eso es peligroso, porque aqui hay gente que niega el holocausto y no pasa nada. Aquí se cargan a Gadafi como a un perro y no pasa nada porque era “de los malos”. Como lo de “los malos” y “los buenos” es tan relativo no creo que haya que ser tan tiquismiquis. Yo puedo reprobar que una persona se alegre de un asesinato pero no se puede negar que no es lo mismo eso que apretar el gatillo y que, en algún punto tendremos que tragar bilis como, por otra parte, ya se ha hecho con anterioridad en este país sin tanto miramiento…

  3. Xap dijo:

    El problema de tocar este tema es que las posiciones están muy enconadas y un debate en profundidad no es posible en muchas ocasiones. El caso es que las próximas (y las otras, y las siguientes…) elecciones, parece que todxs lxs vxscos van a poder votar, en ausencia total de violencia. Eso, y no otra cosa, es lo que no quiere, entre otros, la derecha española. Que la Democracia con mayúsculas tenga la última palabra y se respete lo que salga de las urnas. No sólo democracia cuando sale lo que me gusta a mí.

    Eso sí, con el máximo respeto para todas las víctimas, por supuesto. Pero evitando caer, en lo posible, en simplificaciones -como dice el anterior- de “buenos” y “malos”. Y también apartando del debate la demagogia y las gónadas.

    Me ha gustado mucho leer tus reflexiones sobre el fin de ETA, con mucho “seny”, que dirían los catalanes. Una cualidad y un tipo de opinión que no se puede ver en las televisiones estatales.

    Salud.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s