La muerte en Qala-i-Naw

Recupero un texto escrito hace casi dos años; mutatis mutandis, suscribo cada línea.
 

Es tan obvio que se nos escapa. O queremos que se nos escape. Es el peligro de aceptar la realidad sin preguntar su porqué, de creer a los medios -con su hábil utilización de palabras e imágenes- sin dudar de lo que nos cuentan.

Cuando caemos en la cuenta, todos decimos: “Pues es verdad”. Pero a veces es demasiado tarde.

Aquí algunas puntualizaciones que viene bien recordar:

  • La muerte de un soldado es una tragedia, pero no debe ser portada de informativos. Un soldado no vale más que un obrero de la construcción. Ayer falleció un trabajador sin contrato en Valencia. Se cayó del tejado del chalet donde trabajaba. Hoy, como mucho, ha sido publicado en un breve o en una noticia de 20 segundos en los informativos (y no en todos).
  • Lo de Afganistán no es una guerra: es una invasión. Estados Unidos lideró en 2001 un grupo de países occidentales, entraron a sangre y fuego en el país, acabaron con su gobierno, con su ejército y dijeron a los ciudadanos que iban a salvarlos de los talibanes. Como no podía ser de otro modo, muchos no quisieron ser salvados, o no de esa manera. El problema de fondo no es el fanatismo religioso, sino la pobreza (y de esto sabe bastante Ramón Lobo)
  • Parece que sólo el dolor hace ver la realidad. Ayer la abuela del soldado (¿por qué esa insistencia en repetir su nombre?) decía: “Le dijeron que iba en misión humanitaria y le llevaron a una guerra”.
  • El Ministerio de Defensa condecorará al soldado con la Cruz al Mérito Militar. Su familia, recibirá una indemnización de 140.000 euros. El Gobierno redactó una ley en 2004 para dar este dinero a los familiares directos de los militares que pierdan la vida en el curso de una operación de mantenimiento de la paz o de asistencia humanitaria. Al albañil fallecido ayer, ¿qué le dará el Gobierno? Algunos muertos, por lo visto, merecen más consideración que otros.

La misión en Afganistán comenzó con 70 soldados. En breve habrá casi un millar. ¿Para cuando la retirada?

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Esto no puede seguir así y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a La muerte en Qala-i-Naw

  1. Raikkonen dijo:

    El paralelismo es bueno. También deja entrever las diferencias. Trabajar de albañil no debería ser peligroso. Mandar soldados por ahí sí. Da igual si es una operación de paz o una invasión, si va uno o varios millares. No hay manera de garantizar la seguridad de los soldados al 100%. Si fuese posible, no harían nada, al menos nada militar.

    Por acercar posiciones con lo del albañil, lo del ejército en misión en el extranjero es como si la constructora no pudiese mantener las medidas de seguridad necesarias y trabajar en la obra fuese una temeridad mesurable. En ese caso, la muerte del trabajador sería pagada por la empresa, y bastante. De entre las cosas que más teme un empresario es un accidente con heridas graves causado por negligencia indubitada de la empresa y no del trabajador. Experiencia propia.

    La diferenia es que el albañil puede morir por negligencia propia. No pasa siempre, pero yo he visto con mis propios ojos no sólo trabajadores que no quieren trabajar con la protección (en este caso la legislación deja como única opción para la empresa despedir al trabajador, cosa que como te puedes imaginar….) sino también comer y beber alcohol en gran cantidad durante la comida y luego subirse a un andamio.Que, por cierto, tela. No quiero echar la culpa a los trabajadores, porque en general no la tienen. Pero, casos hay… Con el militar no pasa esto (salvo que se dedique a meterse en terreno enemigo a que lo maten, pero eso lo calificarían de “suicidio”)

    Por lo tanto, siguiendo el paralelismo es claro que:

    1) Las muertes no han de ser más portada que otras muertes, salvo que estemos hablando de si deberíamos estar allí o no. Esto no excluyen que sean portada, aunque lo dificultad. Más bien sería noticia

    2) Por supuesto, la muerte ha de ser indemnizada. Y mucho.

    3) Y aquí está fallando, el Gobierno no puede esconderse ante los familiares y la opinión pública como si fuese una constructora negligente. Toda misión en el extranjero contiene un riesgo y eso conlleva una responsabilidad con los familiares y con la opinión pública. Vamos, prácticamente lo contrario que está haciendo el actual Gobierno.

    • viajeroaitaca dijo:

      Trabajar de albañil no debería ser peligroso pero lo es. En 2010 murieron casi 700 trabajadores en accidente laboral; en cambio, fueron 8 los soldados fallecidos en ese año.

      En teoría, es más peligroso ser militar que albañil; pero sólo en teoría.

      En cuanto al trato de los medios, es vergonzosa la diferencia de espacio y tiempo dado a uno y otro colectivo. Incluso a los soldados que mueren jugando al baloncesto (como José Antonio Godia Pi) se les da minutos de informativo.

      Gracias por leerme y comentar.

  2. Yo dijo:

    Varios comentarios a lo que dice Raikkonen:
    1º Un militar sí puede morir por negligencia propia sin necesidad de internarse en territorio enemigo con ánimo suicida. Por ejemplo: puede despistarse en un tirotéo y asomar la cabeza donde y cuando no debe…
    2º No creo que la muerte de un militar debe ser indemnizada. De hecho cuando van a territorio en guerra cobran ya por adelantado un más que jugoso plus. Es más (y esto lo digo con conocimiento de causa) muchos de los que van lo hacen voluntariamente por el dinero.
    3º Un soldado en guerra en Afganistan aporta menos a la sociedad que un albañil que está reparando una acera.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s