El juego del poder

Hace unas horas he terminado de leer Fouché, la genial biografía escrita por Stefan Zweig. Y hace unas horas Carme Chacón ha anunciado en rueda de prensa que no se presentará a las primarias del PSOE. Es demasiado tentador no unir los puntos. El único reparo que pongo es que la caverna mediática lleva años comparando a Rubalcaba con Joseph Fouché.

Este señor vivió y participó en la Revolución Francesa, el Directorio, el reinado de Napoleón Bonaparte y la Restauración. Durante estos tormentosos años fue republicano, ateo, comunista, jacobino, moderado; ministro de la Policía en varios regímenes, presidente del Gobierno: pobre, millonario; y, por encima de todo, traidor. Traicionó a los girondinos, a Robespierre, a los miembros del Directorio, a Napoleón, a Babeuf, a Talleyrand; al final, se traicionó a sí mismo.

Y todo lo hizo por poder.

Demasiadas veces se descalifica a los políticos actuales y se les compara con los del pasado. “Ya no hay líderes como los de antes, estrategas como los que reescribieron Europa varias veces”, se dice. Pero se olvida que, a menudo, ellos sólo obraban por sed de poder.

¿Cuánto es suficiente poder? Fouché nunca tuvo bastante, siempre ansiaba más. Aunque, a juicio de Zweig, lo que de verdad le estimulaba era llegar hasta él. Espiar a sus semejantes, confabularse con sus enemigos, traicionar a sus aliados; el camino era más importante que el destino. Lo de realmente excitaba a Fouché era el juego del poder.

¿Es acertada la comparación de la caverna? No, no y no. Por mucha inquina que le tengan, el actual vicepresidente (y todavía ministro de Interior) no tiene, a mi juicio, el nivel de Fouché. No es tan inteligente, no tiene tanta sangre fría, y sí más escrúpulos que el francés.

Aunque, después de ver lo sucedido con Chacón, quizá no sea una mal referente.

Por cierto, a quien esté mínimamente interesado por la Revolución Francesa o por la política y sus engranajes de poder, le recomiendo vivamente este libro, publicado por Acantilado. A pesar de la presunta aridez del tema se lee con agilidad. Stefan Zweig es uno de los grandes
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Libros, Política y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a El juego del poder

  1. Pingback: Informe de la situación | Viajero a Itaca

  2. Pingback: House of Cards: las entrañas de la política | Aprendiz de guionista

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s