Se busca presidente

Maquiavelo lo tenía claro: un buen gobernante debe ser temido y cuidar las apariencias. Pero ¿qué podemos pedir a un gobernante del siglo XXI? ¿Qué requisitos debe cumplir una persona para ser presidente de gobierno? ¿Existen tales requisitos?

La Ley de Gobierno exige que el jefe de gobierno sea español, mayor de edad, disfrute de los derechos de sufragio activo y pasivo, y no esté inhabilitado para ejercer empleo o cargo público. Nada más. Cualquier oferta de trabajo demanda titulación superior, conocimientos de idiomas y 3 años de experiencia. ¿Es ncesario establecer unos mínimos para llegar a La Moncloa? A mi juicio, sí.

01.- Conocimientos

Antes de empezar, quiero resaltar las tres características más importantes en un político. Son, como dijo Julio Anguita, programa, programa y programa.

Dicho esto, no concibo un presidente de Gobierno que carezca de ciertos estudios y conocimientos. Rectifico: sí lo concibo, porque el actual huésped de la Moncloa carece de algunos de ellos. Quizá sea pertinente recordar aquella conversación con Jordi Sevilla, por entonces secretario de Economía del PSOE. Zapatero confundió ciertos términos económicos en un mitin, y Sevilla le dijo que eso se aprendía en dos tardes.

No quiero un jefe de gobierno tecnócrata, que confíe el destino de los ciudadanos únicamente al resultado de la combinación de unos números; pero sería deseable que tuviera sólidos conocimientos de economía. De haberlos tenido, es posible que Zapatero no hubiera aceptado todas las “sugerencias” del BCE y el FMI; es posible que hubiera recordado que la economía no es una ciencia; que, como en política, hay economistas de izquierda y de derecha; que los primeros no suelen llegar al poder y los segundos nunca piensan en todos los ciudadanos, sólo en algunos.

Hace un siglo, el analfabeto confiaba la escritura de cartas y la firma de contratos al cura o al médico del pueblo; éstos podían hacer y deshacer a su antojo, tal era el poder que daba entender 26 símbolos. De igual manera, un político que carezca del dominio de la economía es esclavo de su equipo, de asesores externos, de informes de bancos; y, no hace falta recordarlo, estas personas no han sido elegidas por los ciudadanos.

02.- Idiomas

El próximo presidente del gobierno tampoco hablará inglés. Sólo Calvo Sotelo dominaba la lingua franca actual. De nuevo, me parece imprescindible.

Lo más importante de las numerosas cumbres europeas, euroasiáticas, atlánticas, internacionales y mundiales no siempre tiene lugar en el pleno. Una vez se abren los micrófonos, los intérpretes comienza a trabajar y no hay dignatario que no reciba la información en su lengua. Pero la mayoría de las palabras entonces pronunciadas están previamente escritas y reescritas, muchas veces pactadas con otros países y además no suelen escucharse con verdadero interés.

Lo realmente importante en estas cumbres sucede antes y después de sentarse a la mesa. Es entonces cuando los líderes hablan entre sí, se acercan, se abrazan, se cogen del brazo. Acuerdan apoyos, alianzas, tratos comerciales, intercambios de votos… Eso, y no las palabras rimbombantes y bienintencionadas que escuchamos en los informativos, son la médula espinal de la actual diplomacia.

En esos momentos, el presidente español sólo puede hacer dos cosas: asentir y sonreír a frases ininteligibles o admitir la derrota y sentarse solo en la mesa, como un escolar castigado, que ansía que empiece la clase para que el resto de sus compañeros dejen de divertirse sin él.

La culpa, por supuesto, no es sólo del presidente. Pocos españoles son capaces de mantener una conversación fluida en inglés sobre política, economía y demás asuntos de alto nivel. Tan general es esta discapacidad que se ha convertido en motivo de chiste. Pero no tiene ninguna gracia. Es una debilidad que dificulta las relaciones internacionales y que no tienes visos de ser erradicada.

03.- Oratoria

Un político debe ser capaz de tomar una decisión y luego convencer a la ciudadanía de que es la correcta. Es bien sabido que a los políticos les escriben los discursos, que luego insertan en una máquina que colocan delante suyo, un prompter. Pero aun así, hay que saber leerlos e interpretarlos. Zapatero lee sus discursos, Obama también. Las comparaciones son odiosas.

Cuando escucho a Obama, me entran ganas de irme a vivir a Illinois; cuando escucho a Rajoy, sólo pienso en cambiar de canal (y eso cuando el próximo presidente del Gobierno lee su discurso; cuando no entiende su propia letra y tiene que improvisar las carcajadas son imposibles de evitar).

El sistema educativo público español no contempla una formación específica para aprender a hablar en público. Sus diseñadores no lo consideran importante. Pero sí lo es. Aquellos que aspiren a mover y conmover a las masas deben dominar la oratoria. El discurso del rey es un buen ejemplo de lo que se necesita para gobernar.

Yago de Marta es un entrenador de oratoria. Adiestra a empresarios y políticos en el arte de Cicerón. Yo tuve la suerte de participar en un curso que impartió para los ciudadanos de a pie en Ibercaja Zentrum, y fue una experiencia fascinante. Cualquiera que se plantee jugar a ser político debería pasar por sus manos (o por las de alguien similar).

Por último, son muy interesantes las charlas TED. Son breves conferencias impartidas por gente que tiene algo que decir. Por ellas han pasado científicos, políticos, blogueros, escritores, cineastas… Todos hablan unos 15 mintutos sobre un tema que les apasiona. En inglés y sin papeles. A cara descubierta. Es un espectáculo ver a gente normal moverse y hablar en un escenario como si fueran actores de la Royal Shakespeare Company. Me pregunto cuántos políticos españoles serían capaces de participar en una de estas charlas.

http://ted.com/talks/view/id/97

Finalizo este post que se ha alargado más de lo previsto con una petición a los lectores: ¿Qué requisitos consideráis que debe cumplir un presidente del Gobierno? Podéis dejar vuestras sugerencias en los comentarios y también en twitter, bajo la etiqueta #requisitospresidente

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Esto no puede seguir así y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

9 respuestas a Se busca presidente

  1. A mí me da un poco de miedo la preocupación por las formas: prefiero que haya un fondo, un mensaje, un programa. La inteligencia, la cultura y el conocimiento (ya aporto mis requisitos para un presidente) harán el resto. Si no, si nos fijamos tanto en la imagen, o en la oratoria, no sé, abrimos la puerta a escritores de discursos (muy americano, esto; basta ver El Ala Este de la Casa Blanca) y expertos en comunicación pública. Ok por ellos, que siempre es bueno que haya nuevos curros. Pero, si en el arte, creo que en el equilibrio entre fondo y forma, en política, que debería ser el reino de la razón, prefiero el fondo.

    • viajeroaitaca dijo:

      Yo también lo prefiero. Por eso he escrito que el programa precede a los demás requisitos.

      Por cierto, Jed Bartlett, presidente en El Ala Oeste, era Nobel de Economía… Yo lo cambiaba por el nuestro hoy.

      Gracias por comentar

  2. Eduardo dijo:

    Se busca presidente de España (o en otros paises de nuestro alrededor) requisitos: tu los has dicho.
    Se busca cajera de supermercado para trabajar 3 meses de verano en la costa: Experiencia como cajera de supermercado de al menos un año, buena presencia, diplomatura en empresariales o similar e idiomas ingles, frances, aleman y se valorarán conocimientos de italiano.
    Y luego esa panda de chupopteros se extrañan de que haya crisis y no se sepa resolver… Ole sus…

  3. Eduardo dijo:

    Y respondiendo a tu pregunta… requisitos básicos de un presidente:
    Saber ingles y otro idioma a elegir entre el alemán, frances o chino.
    Haber cursado al menos una diplomatura
    Cinco años de experiencia profesional en lo que le salga de los huevos o lo que es lo mismo que pueda ganarse la vida si no es político.
    Por cierto… requisito básico de un senador sería conocer todas las lenguas cooficiales de España y de un europarlamentario conocer al menos 3 lenguas oficiales de la UE (que para viajar en primera no hay problema pero para aprender…)

    • viajeroaitaca dijo:

      Me gusta mucho tu propuesta de que un político debe ser capaz de trabajar en algo ajeno a la política. Hay demasiado profesional

  4. Perico of the sticks dijo:

    Mucho pedís vosotros. Lo más importante es que escuche, que sepa buscar el consenso y que sea justo. Más allá de títulos, considero esencial que sepa cómo funciona el mundo, y eso sólo se aprende en la universidad de la vida.

  5. viajeroaitaca dijo:

    “Cómo funciona el mundo” es muy general. Pero historia, política, economía, migraciones, terrorismo… se puede aprender mucho de estos temas en los libros

  6. Pingback: Bitacoras.com

  7. Yo dijo:

    Qué o quién gobierna el mundo (o sea, qué o quién lo hace funcionar, o sean cómo funciona) no se aprende hoy en día precisamente en la calle precisamente.

    Por lo demás, nuestros políticos son en general una banda de ineptos desde un punto de vista intelectual. Los que no lo son (conozco por ejemplo a Mas-Colell, el consejero de economía catalán, que es matemático) al final actúan como los que sí que lo son… ¿por qué? Pues por que al final no son más que marionetas de eso que “hace funcionar el mundo” y que nadie sabe dónde está.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s