Radical

La RAE define “radical” de diversos modos:

  1. Perteneciente o relativo a la raíz.
  2. Fundamental, de raíz.
  3. Partidario de reformas extremas, especialmente en sentido democrático.
  4. Extremoso, tajante, intransigente.

Me han llamado radical muchas veces, y cada vez con más frecuencia. Cuando lo hacen, me siento elogiado e insultado a partes iguales. Me duele porque sé que utilizan el adjetivo de forma despectiva, como si fuera una cualidad negativa. Y me siento halagado al pensar que cada vez tengo las ideas más claras y me da  menos reparo exponerlas. Aunque no sea del todo cierto.

No me considero radical. No me considero extremista ni intransigente, aunque muchas veces -sobre todo en una conversación- pueda marcar mis ideas con contundencia. Pienso en lo escrito en este blog y creo que las ideas son relativamente moderadas y están desarrolladas desde varios puntos de vista (¿cuántos blogueros de izquierda escribieron ayer que la suspensión de Garzón, aunque dolorosa, es justa). Entonces se me ocurre: si dicen que yo soy un radical, ¿no será que los demás están demasiado centrados?

Quizá ésa sea la estrategia. Pervertir la palabra, robarle su valiente significado (recuerden la segunda acepción de la RAE) y otorgarle uno mucho más negativo. No en balde los medios llaman “radicales” a los miembros de la kale borroka o a los simpatizantes de Batasuna o Al Qaeda.

No es una estrategia nueva. Empiezan por robarnos el lenguaje y terminan por robarnos el futuro y la esperanza. ¿Hace falta recurrir a la neolengua de Orwell?

Así que doy un paso al frente y me declaro radical. Y grito que los problemas del mundo no son coyunturales sino sistémicos; que hay que construir el edificio desde los cimientos; que nos roban cada día que pasa; que no quieren argumentos, que usan la fuerza; que el sistema no funciona; que compran nuestras conciencias a precio de saldo; que la realidad se camufla y se oculta por los mismos que deben sacarla a la luz; que el poderoso caballero sigue sesgando cabezas con su espada; que hay que galopar hasta enterrarlos en el mar; que los tiempos nos están cambiando; que la política asquea; que la economía esclaviza; que la poesía, desgraciadamente, ya no es un arma; que tenemos que plantarnos y decir no; que estamos tocando el fondo; muchos, cuantos más mejor; y que lo vamos a perder todo.

Espero no gritar en el desierto. No quiero ser el único radical. No creo serlo. Quizá hay muchos que lo son, y no lo saben. Quizá necesitemos un Neo, que nos desconecte de Matrix.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Abre los ojos y etiquetada , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a Radical

  1. Cristina dijo:

    Plas, plas, plas… Me ha encantado tu proclama. Ojalá hubiera más radicales como tú y menos conformadicos. Ni que decir tiene que aquí tienes otra radical de la tercera acepción, de la de cambiar el mundo desde los cimientos. Un beso.

  2. Fernando Hugo dijo:

    La cuestión es si el lenguaje, efectivamente, al final lo confunde todo. Porque en realidad, yo veo radicales cada día, en todas las posturas posibles, en cómo se expresan. Que no, en cómo piensan.

    Serán los medios, serán los políticos, será la educación universitaria (cada vez menos crítica); el caso es que en cada “tema”, en cada situación, sea político, sea sobre un conflicto internacional, sea una noticia, aquí (¿o no es sólo el caso de España?) se crean siempre “dos equipos”, como en el fútbol.

    Y se expresan, como lo haría un político en campaña: con sloganes. Radicales, pero simplistas.

    Creo que el radical verdadero será (no sé si se puede conseguir, aunque veo que tú estás en ello) el que no se conforme con las soflanas de uno u otro lado. Y el que aporte argumentos, que no sea copiados de las columnas de opinión de un periódico o de otro.

    Pero será ésta una posición, un lugar muy solitario. ¿De verdad te arriesgarías a situarte ahí? Da un poco de vértigo.

    • viajeroaitaca dijo:

      En efecto, hay mucho radical, pero simplista. Es muy fácil copiar lo que han dicho en la SER o la COPE, en Público o en El mundo.

      Y si tratas de aunar posturas -tema para un futro post- te pueden quedar sin aliados

  3. babel dijo:

    Yo, de momento, sigo radicalmente este blog y cuanto en él se escribe.

    Salud y que no decaiga ;)

  4. Yo dijo:

    Que nietzscheano te ha quedado…

  5. Maria dijo:

    Me quito el sombrero, me ha encantado, si señor y apunta una radikal más en tu lista.
    Aprovecho para dejarte mi opinion acerca del tema:

    ¿ Conformismo? No, gracias. Me encanta la gente conformista. Vive convencida de que va por el buen camino, que eres la oveja descarriada, y se ven en la obligación de devolverte al buen camino.
    Bueno, en parte, tienen razón…estoy un poco desviada, pero…¿de verdad crees que quiero caminar el mismo camino que tú?
    Sí, lo sé. Así, no me va muy bien, tengo que reconocerlo. De hecho, tengo la ligera impresión de que me espera más de un palo, ahí fuera. Pero, ¿sabes qué? No me importa. Quédate con toda tu mierda de moral prefabricada, tus sueños poco originales compartidos globalmente y esa sarta de mentiras que inventais para que la gente duerma tranquila por las noches.

    http://yoamibola.blogspot.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s