Banca ética: una posible solución

Cada vez hay más ciudadanos convencidos de que la banca tiene demasiado poder, que el es gran capital quien de verdad mueve los hilos del mundo, de que los culpables de la crisis son los bancos y de que Emilio Botín manda más que Zapatero. Y cada vez hay más ciudadanos convencidos de que hay que poner fin a esta situación.

También hay un creciente movimiento que rechaza el destino que los bancos dan a los ahorros de los ciudadanos. Hace unas semanas, varios ciudadanos expresaron su malestar en las juntas de accionistas de sus bancos. Para participar en ese foro sólo tuvieron que comprar acciones.

Aquellos que desconfiamos de las intenciones de nuestros bancos tenemos una herramienta para corroborar nuestra intuición. Banksecrets.eu es una web en la que podemos encontrar perfiles de numerosos bancos. En ellos descubrimos a qué dedican el dinero de nuestras nóminas.

En el caso del Banco Santander, el más poderoso de España, encontramos por ejemplo que:

  • En Julio de 2005, participó con una cantidad de 45 millones de euros  en un crédito renovable de 3.000 millones de euros a  EADS.  EADS, segundo productor europeo de armas, participa en la producción de armas nucleares.
  • En marzo de 2007, participó con 227 millones de euros en un préstamo de 7.500 millones de euros a Freeport McMoran. Esta empresa arroja diariamente 230 mil toneladas de cascajo contaminado en el sistema fluvial local. Los que se oponen a la mina son reprimidos con dureza por fuerzas  militares que reciben sobornos de la compañía.

Pedro Arrojo se quejaba hace unas semanas de que no tenía dónde colocar su dinero. Lo había sacado de un banco para llevarlo a otro que, parecía, era mejor; sólo para darse cuenta de que son todos iguales. Ante la imposibilidad de guardar los ahorros en el calcetín, ¿Qué puede hacerse?

Hoy, @Purnas y @sergiodelmolino han escrito un par de tweets con una nueva reflexión: si las cajas dejan de ser cajas y pasan a ser bancos, si pierden su carácter social, ¿qué sentido tiene guardar en ellas nuestro dinero?

Hace un año me planteé todas estas preguntas y encontré una posible solución. Al adoptarla no voy a cambiar el mundo, Emilio Botín va a seguir sentándose en La Moncloa con el mismo desparpajo y las armamentísticas no notarán mi ausencia. Peor es un granito de arena. Y ya se sabe: grano a grano…

La solución se llama banca ética.

Son bancos, no ONG’s, pero su objetivo último no es el beneficio por el beneficio. Por eso los intereses que ofrecen no son tan altos como los que pueda ofrecer un Santander o un BBVA. Pero el dinero depositado va a parar a energías renovables, proyectos sociales, ONG’s… Ese dinero no caerá en manos de ludópatas, ni financiará armas ni centrales nucleares. Al contrario, se puede elegir que se destine a un proyecto concreto.

Uno de estos bancos, la Banca Poppolare Ética, describe así los principios que le mueven:

  1. Las finanzas éticamente orientadas son sensibles a las consecuencias no económicas de las acciones económicas.
  2. El crédito, en todas sus formas, es un derecho humano.
  3. La eficiencia y la sobriedad son componentes de la responsabilidad ética.
  4. El beneficio obtenido de la posesión e intercambio de dinero debe ser consecuencia de la actividad orientada al bien común.
  5. La máxima transparencia de todas las operaciones es un requisito fundamental de cualquier actividad de finanzas éticas.

Hace un año, elegí Triodos Bank. Tienen oficina en Zaragoza, cerca del Mercado Central. Entonces deposité un dinero a plazo fijo; no pude cerrar mi cuenta del Santander porque todavía no permitía usar tarjetas. En principio, Triodos estaba pensado sólo como lugar donde invertir. Pero me aseguraron que en unos meses funcionaría a pleno rendimiento.

¿Imaginan que todos los descontentos, todos los parados, todos los afectados por la ludopatía de los bancos retiráramos nuestro dinero de siempre y lo confiáramos a un banco ético? Sencillamente quitaríamos a la banca buena parte de su poder actual y eso, señores, se llama cambiar las cosas.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Economía y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a Banca ética: una posible solución

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. Pingback: Banca ética: una posible solución

  3. Yo dijo:

    Yo no me acabo de fiar… eso sí, cada día me atrae más la idea de guardar el dinero debajo del colchón… si todos hiciéramos eso sí que se iban a cagar.

  4. Yo 2 dijo:

    Hola Yo! Por qué no te acabas de fiar? Cada día son más los que invierten su dinero en entidades de finanzas éticas. Pruébalo y seguro que no te arrepientes. De quien no te debes fiar es de la banca tradicional, que mira cómo ha acabado por especular con nuestro dinero.

    Un saludo.

  5. Yo dijo:

    Pues no me fio porque cuando hay dinero (mucho) de por medio me cuesta creer en el altruismo… en fin, que son prejuicios infundados, pero me pasa un poco con las ONG; que no dudo que hacen un trabajo cojonudo (en su mayoría) pero que cuando pienso que se convierten en corporaciones con aparato administrativo propio, etc… dejo de creermelas un poco

    Ahn y dicho sea de paso, de la banca tradicional tampoco me fio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s