Tiempo de desolación

Hace unas semanas, cuando las centrales de Fukushima hicieron temer a muchos lo peor, otros muchos rechazaron abrir un debate en caliente. Pedían hacerlo una vez pasase el susto, en frío, y hacerlo con serenidad y con datos científicos. Buena parte de la izquierda y el movimiento ecologista criticó esta postura: querían abrir el debate entonces. Sabían que con las imágenes de Fukushima en la memoria, tenían más oportunidades de ganar.

Sucede igual en cualquier ámbito. La revisión del sistema penal español sale a colación con cada niña muerta; las condenas por violencia machista tras una sentencia judicial polémica; ¿alguien hablaba de los derechos civiles de los sirios hace un año? Ignoro si algún medio preguntó a sus lectores el 13 de julio de 1997 si estaban de acuerdo con restaurar los GAL, pero si lo hubieran hecho el sí habría ganado de forma aplastante.

Las posibilidades de ganar un debate crecen si éste se realiza en medio de una crisis. Una vez pasado el momento, es más difícil levantar el interés y los ánimos de la población.

Por eso la derecha pide cada pocas semanas el establecimiento del copago. Por eso dicen que las pensiones no llegan. Por eso la palabra flexibilidad es moneda común desde 2008. Es ahora, cuando las cosas van mal, cuando los neoliberales tienen más oportunidades de implantar su ideología.

Pero es precisamente en momentos de crisis (y no sólo económica) cuando no debe emprenderse ningún cambio. O, en palabras de san Ignacio de Loyola: “en época de desolación, no hacer mudanza”. Lo más seguro es que se salga perdiendo; que con el miedo se renuncie a lo que después se necesitará; que se confunda lo urgente con lo importante; que nazcan caudillos y aumenten los borregos.

Claro que, bien mirado, las palabras de san Ignacio valen para quien quiere preservar, no destruir.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Economía y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Tiempo de desolación

  1. Reven dijo:

    Yo creo que tienes mucha razón. Debates en caliente, no; gracias. El problema es que los media-boys tienen más facilidad de sacar debates cuando les apetece, con sus medios y las fuerzas sin estos medios tenemos que aprovechar estas ondas para entrar en el debate. Aquí hay un problema, pero no es el mismo cuento…

    Buen post.

  2. Andrés dijo:

    En cambio, cuando a los que gobiernan SI les interesa aprovechar el debate en caliente para sacar adelante otras medidas, bien lo aprovechan. Sin importar el signo ideológico.

  3. Yo dijo:

    En los tiempos que corren ojalá pudiera haber un debate en condiciones… aunque fuera en caliente…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s