Equo en Zaragoza: una propuesta interesante

Si hace unos años alguien me hubiera dicho que iba a asistir a un acto de un partido ecologista que pretende trascender el capitalismo, me hubiera echado a reír. Pero al igual que la guerra de Irak creó terroristas donde sólo había estudiantes inquietos, esta crisis está creando anticapitalistas.

Quizá éste sea un término demasiado fuerte: digamos, entonces, personas hastiadas del sistema económico y político actual y deseosas de un cambio profundo. Creo que todos los que acudimos ayer a la charla de Equo en Zaragoza suscribirían esta definición.

En la mesa, Pedro Arrojo y Juan López de Uralde. El primero es un profesor de la Universidad de Zaragoza ligado desde hace décadas a la defensa del medio ambiente. Uralde fue director de Greenpeace y en estos momentos el alma mater de Equo, un proyecto de corte ecologista que quiere convertirse en partido político para presentarse a las elecciones de 2012. Más allá de sus resultados en las elecciones, Equo quiere mantenerse como el think tank verde, al igual que FAES es el neoliberal o la Fundación Alternativas el del PSOE.

Arrojo comenzó su intervención con una de las claves de la propuesta de Equo. Crecer a costa de la naturaleza, dijo, no conduce a un mundo mas feliz y próspero. Sin embargo, en España cualquier oposición a construcciones dañinas para el medio ambiente se interpreta como una postra de atraso y candidez. Según Arrojo, estas reacciones son la respuesta a un complejo de inferioridad heredado del franquismo. En 197 España era un país con un menor desarrollo frente a la media europea. La clave para superarlo era construir y producir como si no hubiera un mañana. En efecto, a este paso no habrá un mañana.

Uralde explicó  que su activismo no empezó con la protesta de Dinamarca, ni mucho menos, que tiene un largo historial de acciones en defensa del medio ambiente y que todavía tiene un largo trecho por recorrer.

Equo, dijo, nace con un fuerte componente verde, pero quiere aglutinar a personas, organizaciones y corrientes de izquierda de todo tipo. Así, sus claves también son el pacifismo, la defensa de los derechos humanos, laborales y sociales, la tolerancia cero con la corrupción, y la reformulación del sistema económico.

Fue @pnique quien preguntó acerca de su opinión sobre el capitalismo, y por la respuesta quedó claro que detestan el sistema actual, que éste sólo nos llevará al abismo y que hay que cambiarlo. ¿Cómo? Todavía no hay una alternativa clara. El Karl Marx del siglo XXI todavía no se ha dado a conocer. Por eso el reto es más importante.

Por ahora Equo tiene lo básico: ciudadanos concienciados y dispuestos a aportar ideas. La gente quiere organizarse, no es sumisa. A juicio de Uralde, el nivel de concienciación en España no es significativamente menor que en Francia o Alemania. Sin embargo, a la hora de la verdad, el ciudadano no vota verde. A esto puede contribuir el sistema electoral, que crea un bipartidismo de facto. Hablé del asunto en anteriores artículos.

En palabras de Arrojo, hay una impotencia escéptica. Es decir, muchos estamos asqueados de la situación pero no nos animamos a tomar decisiones que cuestionen este status quo.

El profesor puso el ejemplo de la banca. Cada vez hay más personas que odian el sistema bancario; algunos, como Arrojo, han ido sacando el dinero de un banco para llevarlo a otro que, parecía, era mejor; sólo para darse cuenta de que son todos iguales. Ante la imposibilidad de guardar los ahorros en el calcetín, ¿Qué puede hacerse? Mi sugerencia es acudir a la banca ética, de la que hablaré con más profundad en un futuro post.

Quise que Uralde diera su opinión sobre el trato recibido por los medios y así lo hizo. Calificó la entrevista en El País Semanal de oportunidad perdida y confirmó lo que me temía: los medios son agresivos o indiferentes con Equo. Sólo Público y RNE han mostrado cierto interés hacia el movimiento.

Finalmente, Arrojo señaló que Equo alude a equidad. Sin ella, no hay futuro posible.

Nunca me he afiliado a ningún partido político; no quería tragar con propuestas que no compartiese. Sin embargo, Equo es el que más se acerca hoy por hoy a mi forma de entender el mundo. Todavía no se ha configurado partido, pero tiene mi apoyo.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Abre los ojos, Esto no puede seguir así y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

8 respuestas a Equo en Zaragoza: una propuesta interesante

  1. Yo ya me he “afiliado”, a ver qué sale de todo esto. ;)

  2. Cristina dijo:

    Muy interesante, de verdad. Tendré que seguirles la pista. Y te sigo debiendo un mail.

  3. Yo dijo:

    Yo estaré espectante… pero de afiliarme nada de nada… me niego a pegarme ninguna etiqueta en la frente, que ya nos pegan los demás bastantes.

  4. Pingback: Banca ética: una posible solución | Viajero a Itaca

  5. Pingback: ¿Los tiempos están cambiando? | Viajero a Itaca

  6. Pingback: Rubalcaba, ¿el rojo? | Viajero a Itaca

  7. Pingback: El 20N votaré a Equo | Viajero a Itaca

  8. Pingback: Los mejores posts de 2011 en Viajeroaitaca | Viajero a Itaca

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s