La aristocracia del barrio

Para muchos ciudadanos españoles, la historia de la semana ha sido el asunto Vigalondo. La mayoría de los que puedan leer este blog saben de qué hablo; los que no, aquí.

Durante varios días han corrido ríos de tinta (es un decir) sobre el asunto. Y cuando ha terminado como era previsible, han sido cientos los indignados. La libertad de expresión en entredicho, boicot a PRISA, todos con Vigalondo, falta de sentido del humor, accionariado judío… Se ha dicho de todo.

Y, sin embargo, si preguntas a alguien que no tenga twitter qué opina sobre el asunto, es muy posible que responda con una indiferencia absoluta.

Y es lo normal.

Hay días que creo que nos pasamos.

Usar twitter es cool, mucho más que facebook. Los tuiteros somos los listos de la clase, los que entran gratis a las discotecas. Tengo la impresión de que nos creemos una suerte de aristocracia, los mejores entre los mejores. Los más informados, los que saben dónde buscar información, los que no se tragan los informativos de pe a pa, los que desconfían de todos los partidos políticos. Los que, si les dejaran, gobernarían mejor que nadie.

Todo el día escribiendo frases ingeniosas, leyendo a personas importantes, rebatiendo ideas a ministros y directores de periódicos… Es, a muy pequeña escala, una borrachera de poder.

Comienza el informativo y sabes de qué van a hablar; mientras tu familia se asombra por las noticias tú ya estás de vuelta de todo, te has indignado 40 minutos antes. Un ex ministro (que, en su momento, no te caía demasiado bien) ha retuiteado un post tuyo y crees que, si Zapatero te escuchase, mejor irían las cosas. Apoyamos causas lejanas, en las que no pensábamos hasta ayer, pero las apoyamos todos juntos y parece que tenemos razón.

Me recuerda a la canción de Silvio, Canción en harapos:

Que fácil es protestar por la bomba que cayó

a mil kilómetros del ropero y del refrigerador.

Que fácil es escribir algo que invite a la acción

contra tiranos, contra asesinos,

contra la cruz o el poder divino,

siempre al alcance de la vidriera y el comedor.

Y ya termino, voy a tuitear un rato.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Ideas y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a La aristocracia del barrio

  1. Pingback: Tweets that mention La aristocracia del barrio | Viajero a Itaca -- Topsy.com

  2. Yo dijo:

    Pensamientos en 140 caracteres… así nos va…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s