¡Es una bruja!

Cuentan que en la Edad Media (e inicios de la Moderna) había mujeres que, en realidad, eran brujas. Para averiguar su verdadera identidad, lo más eficaz era someterlas a tortura. O, directamente, quemarlas en una hoguera. Si sobrevivían, quedaba demostrada su identidad oculta. Si fallecían, el pueblo quedaba también quedaba tranquilo: era una aldeana normal y corriente.

Me vino a la cabeza este fenómeno al ver a Iñaki Gabilondo entrevistar a Jorge Alarte. El secretario general de los socialistas valencianos -cargo que no aceptaba ni regalado, tal y como andan las cosas por el Levante- respondió largamente a preguntas sobre la presunta corrupción de decenas de personas pertenecientes al PP valenciano. Durante esta parte del cuestionario, mantuvo una línea clara: hay demasiados imputados, no son casos aislados, la dirección de Madrid tiene conocimiento de la trama y los imputados deben dimitir.

Estoy de acuerdo con todas estas afirmaciones.

Pero después Gabilondo le preguntó por las acusaciones de corrupción que pesan sbre el portavoz del PSOE en las Cortes valencianas, Ángel Luna. Y aquí Alarte no fue tan riguroso.

En realidad, ni siquiera contestó a la pregunta.

La respuesta de Alarte fue la misma de Camps, Cospedal, Fabra y tantos políticos (presuntamente) corruptos o encubridores de corrupción. No es cierto, todo es un montaje, una persecución.

Hay que reconocerlo: aunque en las películas pierdan, en la realidad los malos son más listos. Y además tienen las de ganar, porque les faltan escrúpulos. Ya se sabe: la mejor defensa es un buen ataque. Si es contra inocentes, mejor que mejor.

Yo creo de verdad en las palabras de Alarte; pero es difícil defender su postura sin caer en las prácticas del contrario.

Así que lo que debería hacer Ángel Luna es poner en practica lo que lleva años pidiendo desde su escaño: dimitir.

Por honradez, para ser consecuente con sus ideas, para dar ejemplo. Todo cargo público imputado de corrupción u  otro delito debe abandonar su puesto hasta que se demuestre que es inocente.

Esto, que parece tan lógico, no se diferencia mucho del deporte del que hablaba al principio. Si no es un brujo, podrá volver a su escaño.

Y una vez más, pagarán justos por pecadores.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Corrupción y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a ¡Es una bruja!

  1. Yo dijo:

    Que los quemen a ellos… siguiendo con el video de los Monthy Pyton… arderían bien, por los billetes que les asoman de los bolsillos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s