Ya nadie habla de lo que hay que hablar

Recuerdo que en mis años de estudiante de Políticas, el autor de un manual daba gran importancia a las ideas. No las subestiméis, escribió, todo lo que sucede en el mundo es consecuencia de la idea que algún tipo bosquejó 200 años atrás.

Ayer me vino a la memoria esta frase al escuchar una entrevista al diputado del PP José Maria Lasalle. Este señor presentaba su libro, Liberales. Compromiso cívico con la virtud, y no habló de politiqueo sino de Política. Discrepo profundamente de su pensamiento, pero es de agradecer que alguien hable desde una tribuna, y no desde el barro. Recordó la esencia y orígenes del Liberalismo, habló de las corrientes ideológicas que hay en el PP, rechazó encasillarse en el neoliberalismo, cayó incluso en el “error” de recordar que el PSOE obtuvo más votos que el PP en las pasadas elecciones…

Toda una experiencia.

Lasalle estaba allí para hablar de ideas, no para ganar votos (al menos durante en el tiempo que escuché la entrevista). Son las ideas las que mueven el mundo, no los escaños ganados o perdidos. Los políticos actuales -qué mal suena esa expresión- han perdido el norte: han confundido los medios con el objetivo y el objetivo con la esencia.

Parte de la culpa la tiene la característica fundamental de los partidos: su amplio espectro. Buscan obtener el favor del mayor número de consumidores-votantes y para lograrlo deben ensanchar sus brazos hasta abrazar a gentes que nunca se dirigirían la palabra. Lo dijo ayer Lasalle: “En el PP caben todos, desde el centro a la emmm derecha”.

Si quieres que te voten los desencantados del PSOE y los que añoran el franquismo no puedes hablar de ideas. En el momento que lo hagas, perderás votantes.

De ahí que ya nadie hable de lo que hay que hablar. Es más, que se critique el concepto mismo de ideología, que se considere algo pernicioso que, por fortuna, pertenece al pasado. Ahora lo importante es la gestión. Hacer cosas, poner en marcha proyectos, no pararse a divagar. Pero quien actúa sin pensar está condenado al fracaso.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Política y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Ya nadie habla de lo que hay que hablar

  1. Yo dijo:

    Ya lo dijo aquel… “money makes the world go around…” así que para dirigir el mundo hay que manejar el money y este último carece de ideología…

    Dices que quién actúa sin pensar está condenado al fracaso… nada más lejos de la realidad, como el fracaso y el éxito no dejan de ser convencionalismos como otros cualesquiera, lo cierto es que hoy en día lo que la gente llama éxito pocas veces llega a través del pensamiento o la reflexión profundas. Quizás hace 300 años o dentro de 3000… pero afortunadamente ya no estaremos aquí para verlo.

    Me alegro de que vuelvas a escribir.

  2. Pingback: Cosas que se quedaron en el tintero durante la semana « Derecho a réplica

  3. Buenas noches,

    Los partidos políticos mayoritarios me recuerdan a las televisiones generalistas: no tratan de “crear marca”, de dirigirse a un público específico, de establecer diferencias con la competencia; sólo buscan arañar espectadores/votos al contrario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s