El esquiador

Pues ya tenemos #crisisdegobierno. Ha tardado el señor presidente en efectuar los cambios que, él mismo lo ha dicho, “la calle le pedía”. Al final, como siempre, Zapatero ha hecho lo que ha querido y nos ha cogido a todos de sorpresa.

La última remodelación fue en Semana Santa, en domingo. Ahora aprovecha el debate sobre los presupuestos. Qué diferencia con la estrategia del PP. Ayer Rajoy dilapidó su momento de oro en el Congreso (con unas cuentas vergonzosas y unos pactos que disgustan a muchos ciudadanos) al permitir que su hombre en Canarias rompiera con CC. Ésa fue la noticia de la tarde.

Hoy, en cambio, Zapatero ha controlado el ciclo informativo a la perfección. ¿Alguien se acuerda de los presupuestos? Todos estamos pendientes del baile en Moncloa.

Sobre los ministros que entran, salen y cambian de oficina ya se ha hablado mucho. El ascenso de Rubalcaba era previsible, la salida de Mari Tere, esperada; es un pena la supresión de Igualdad y la meteórica carrera de Pajín será estudiada en el futuro.

En el medio donde trabajo, lo importante ha sido el relevo al frente del PSOE.

El nombramiento de Marcelino Iglesias como secretario general es, a mi juicio, un error. Durante años esta figura ha sido un doberman, un político que cada lunes se subía a un atril para defender las propuestas del Gobierno y atacar sin piedad las declaraciones y acciones de la oposición, en especial del PP. Las ruedas de prensa de José Blanco y Leire Pajín son antológicas.

Marcelino, sin embargo, tiene un perfil muy diferente. Un hombre de consenso, le ha llamado Zapatero. Parece más bien un premio a una carrera muy peculiar. El presidente de Aragón ha sido el hombre del sí. Todo le parecía bien, nunca ponía problemas a nada y jamás ha hecho una declaración polémica. ¿Algún otro barón cumple estos requisitos? En su momento, el vicepresidente dijo que Marcelino Iglesias no gobernaba: reinaba. Muy acertado.

Sin embargo, la sucesión de Zapatero está al caer y los lobos ya sacan sus dientes. El PSOE no necesita un pastor bondadoso, sino un cazador. Y Marcelino viene de la montaña, pero es más de esquís que de escopetas.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Política y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a El esquiador

  1. Yo dijo:

    No debe uno fiarse de las apariencias. Alguien que ha llegado tan arriba en el actual mundo de la política estoy convencido de que no puede ser sólo “un pastor bondadoso”. Cuando hay poder de por medio, todo son lobos… fíate de los que lleven piel de cordero.

  2. Eduardo dijo:

    Por un lado estoy totalmente deacuerdo con “yo” respecto al inefable Marcelino.
    Por otro, lo que ha hecho el pp en canarias puede ser coherencia algo que hoy por hoy no es muy habitual, aunque más diria yo que ha sido oportunismo, ya que aunque se ha ido del gobierno mantendrá la “gobernabilidad”.
    Por último, a Rajoy le ha venido de perlas no tener ese “momento de oro” ya que en caso de que tuviera que hablar tendría que decir qué haria él y eso más que darle votos se los quitaba.

  3. Yo dijo:

    Ah… la coherencia… lo de Canarias a sido un puedo y no quiero (sí, en ese orden) pero voy a hacer que parezca que quiero…

    Que no… que Marianico no dice lo que haría… sino lo que no haría… y en eso es un experto… y no me extraña, porque el juego es divertido. Por 2 votantes la respuesta, díganos cosas que nunca haría; por ejemplo “yo nunca correría 10Km en 5:20”. 1, 2, 3 responda otra vez…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s