La corrupción de la democracia

La corrupción de la democracia, el libro póstumo de José Vidal-Beneyto es, dicho rápido, el libro que yo querría que saliese de este blog. Un análisis certero e imaginativo del declive de la democracia y la izquierda, sumado a una serie de propuestas que, de ponerse en práctica, harían de este país un lugar mejor para vivir.

El sociólogo falleció en marzo de este año, cuando estaba terminando de revisar los artículos que conforman este libro. La mayoría están sacados del diario El País, del que fue socio fundador. Hasta su muerte escribía cada domingo un texto en el que  dejaba de lado la actualidad inmediata para hablar de lo que importa. En demasiadas ocasiones, para demérito del diario, sus 500 palabras eran lo mejor de todas las páginas.

La idea eje de este volumen es la corrupción de la democracia entendida no como un síntoma o unos casos aislados, sino como característica fundamental del sistema. Está corrupto y hay que curarlo.

Vivimos bajo el signo de la perplejidad. El imperio de la corrupción, el descrédito unánime de las instituciones, el nepotismo desbordado y sus prácticas, el oprobio inagotable en que ha devenido la política han llevado a la quiebra de todos los valores públicos, a la implosión de todas las referencias colectivas y nos han dejado sumidos en la confusión, átonos e inermes, sin pautas ni asideros a los que agarrarnos. Perplejidad que afecta a todos los ámbitos, incluyendo los más glorificados e intocables como la democracia.

La muerte de la izquierda y sus intelectuales ocupa otro bloque interesante. Dice:

Nos hemos quedado sin izquierda porque nos han malbaratado sus valores, sus temas, su proyecto. La despiadada desconstrucción de la ideología de progreso a manos de la revolución conservadora en los años 70 que comienza oponiéndose a Mayo del 68 y se hincha en la década de los 80 con Reagan, Thatcher, la militancia evangelista y los think-tanks neocons sigue en marcha, imparable, ad majorem gloriam de la reacción y del capital.

Hemos de pasar del momento revolucionario a la sociedad de la inserción, de la ruptura colectiva de lo social a su individualización personalizada. La crisis del Estado-providencia exige una redefinición del progreso social basada en el reformismo del individuo que establezca una absoluta continuidad entre acción individual y transformación colectiva, que haga del ciudadano-sujeto el eje fundamental de la Cuestión Social.

Termina el libro con un breve capítulo dedicado al capitalismo y su voracidad. Este bloque se inicia con una reflexión sobre el lenguaje que puede servirnos para entender por qué ellos van ganando la partida.

La desaparición del término capitalismo del vocabulario actual tanto en la reflexión cientifico-social como en el mundo político, en la esfera mediática y en nuestras vidas cotidianas es total. Lo que hace 40 años era una palabra de máxima circulación, un referente mayor cuya utilización, como elogio o como insulto, nos agrupaba en dos facciones irreconciliables, hoy ha dejado de existir. En su lugar hemos visto aparecer una constelación lingüística cuyos polos centrales son, en lo económico, el sintagma mercado-crecimiento-globalización, y en lo político, neoliberalismo.

Todo el libro es una llamada a la acción, a despertar de nuestra cómoda anestesia. Participar, proponer, protestar… Todo antes que darnos por vencidos.

Sólo una movilización popular e intelectual, insistida y de gran calado, podrá ayudarnos a acabar con tanta patraña y tantas desvergüenzas.

Un libro, en definitiva, muy interesante.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Libros. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a La corrupción de la democracia

  1. narbona dijo:

    Acertado artículo, por el contenido y por el momento. Revisando algún artículo de Beneyto, a partir de tu entrada, llegué al de “La banalización del franquismo”, y de ahí a otro de Javier Cercas, y cuya lectura recomiendo igualmente: “Cómo acabar de una vez por todas con el franquismo”, en El País.

    Te lo agradezco. Y te felicito. Un saludo.

  2. Pingback: Corrupción Con Mayúsculas | Viajero a Itaca

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s