No seguir al abanderado

Es algo atávico. Un año más los tanques han salido a la calle para celebrar la Fiesta Nacional, un día para recordar el desembarco de Cristóbal Colón en América. Coincide con el día grande de las fiestas del Pilar, pero no es lo mismo.

Curiosa forma de reivindicar un país. Con armas y balas. Claro, parecido ocurre con los himnos nacionales, todos tan guerreros.

El “coñazo del desfile”, Rajoy dixit, está presidido por el rey, que, cómo no, va vestido de militar, supongo que para recordar que es el supremo comandante de las Fuerzas Armadas. Después están los miembros del gobierno, el líder del principal partido de la oposición y, aquí ya empieza a haber baile, los presidentes de las comunidades autónomas. Quién asiste y quién se queda en casa es asunto de interés público. El político, embajador o representante que va, muestra respeto a la bandera, a España, al Rey y, por lo visto, a todos los ciudadanos; el que no, es un rojo, separatista, ingrato que no merece el cargo que tiene. Ésa es, más o menos, la lectura de casi todos los medios.

Después están los familiares de los militares, que acuden a la Castellana como quien acude a la graduación de su niño en la Universidad. También asisten las familias de los soldados muertos durante el año. Unos señores, a juicio del relator del acto, que son más héroes que Ulises y Aquiles juntos. Por lo visto construyen y aman a España, y por eso sus familias tienen el honor de tocar la mano de un anciano tembloroso (las mujeres e hijos de los obreros muertos no están; será que ellos no amaban a España, que trabajaban nada más que por el vil metal).

La que nunca falta es  la cabra, que hace mucha gracia. A algunos.

Me da que es la más sensata, porque va por obligación y no siente ningún orgullo de su paseo. Será que el resto estamos como cencerros.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en El pasado y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a No seguir al abanderado

  1. Frank dijo:

    el desfile huele a naftlalina y es un anacronismo del imperio colonial de hace algún siglo atrás. Algún día, espero, lo celebraremos sólo con la cabra de la legión.

    un saludo

  2. Eduardo dijo:

    Podría escribir varias cosas sobre este desfile que a pesar de que sirve para homenajear a la ONG que son las fuerzas armadas de España, para mi es una mezcla de pérdida de tiempo y de dinero, pero un detalle, la diferencia entre la muerte del obrero y la del militar (en acto de servicio) siendo ambas pérdidas horribles e irreparables es que el segundo ha muerto representando a España y ya lo que faltaba, que en un homenaje a las FFAA solo estuvieran las gar******as de este país

  3. Yo dijo:

    Coincido con Eduardo en lo de los obreros… ¿Tendría sentido que fueran los militares muertos a un acto de homenaje al gremio de la construcción? Pues esto es lo mismo. Ahora, podemos discutir el por qué se hace un homenaje precisamente al ejército. La discusión acabaría pronto, creo. Desde luego la razón no es su labor humanitaria, que para eso no hace falta ejército.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s