Todos a las primarias

Dice la Ley de Partidos de 2002:

Los partidos políticos se ajustarán en su organización, funcionamiento y actividad a los principios democráticos y a lo dispuesto en la Constitución y en las leyes.

Ahora bien, ¿qué son “principios democráticos”? A juzgar por el comportamiento interno de los partidos a la hora de elegir a los candidatos, son unos principios similares de los de Groucho Marx. Una expresión ampulosa que sirve para llenar la boca de los portavoces en los momentos necesarios, y un molesto requisito que se puede burlar fácilmente. Sólo hace falta un poco de autoridad.

Estos días somos testigos de un extraño proceso dentro del PSM. Extraño, porque es un híbrido de dedocracia y democracia. (Pequeño paréntesis: somos testigos, pero no deberíamos serlo; el PSM no es el PSOE. El tema no es tan importante pero, claro, es agosto). En primavera hay elecciones autonómicas y Zapatero tiene mucho interés en recuperar Madrid. Para ello, lógico, quiere poner al mejor candidato. Pero ¿quién es? ¿y cómo elegirlo? Aquí llegan los problemas.

Si esto fuera de verdad una democracia, cada federación socialista y cada ejecutiva popular montaría unas primarias antes de las autonómicas. Los militantes podrían presentar su candidatura sin limitaciones, sin presiones. Y aquellos que no quisieran participar en las elecciones no se verían obligados a ello.

Pero, lamentablemente, esto no es una democracia. Los partidos son empresas. Y el jefe manda. Zapatero o Rajoy dicen “tú serás candidato” y no hay más que hablar.

Porque el jefe sabe lo que se hace, porque él es quien mejor conoce los intereses para el partido; porque los militantes son muy buenos para llenar mítines pero a la hora de decidir, mejor dárselo todo mascadito. Además, eso de las primarias es una cosa muy vistosa en Estados Unidos, pero aquí somos de otra manera. Te pones a hacer elecciones internas y lo mismo te cargas el partido. Deja, deja.

Pero las cosas se han salido de tiesto y el PSM va a montar unas primarias. Por el momento hay 3 candidatos (Trinidad Jiménez, Tomás Gómez y Ángel Gimeno) pero pueden salir más. O peor, quizá otras federaciones quieran seguir su ejemplo.

En Aragón, por ejemplo, sucede algo curioso. El actual presidente, Marcelino Iglesias, dijo hace tiempo que abandonaba el barco, y ningún militante ha anunciado su intención de luchar contra Luisa Fernanda Rudi. Todos suponemos que el partido elegirá a Eva Almunia, pero por el momento todo son rumores. ¿Y si ahora un par de militantes dijeran: “Aquí estamos, queremos ser presidente”? Sería interesante.

Igual así se empezaba a cumplir con la Ley de Partidos, que sólo se usa para lo que algunos quieren.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Política y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Todos a las primarias

  1. Yo dijo:

    Ahora nos quieren vender que el proceso de primarias de Madrid es muy democrático, muy sano y muy positivo para el partido y para los madrileños, cuando lo cierto es que si hubieran acatado el “dedotazo” de Trinidad no habría ni primarias ni leches.

    Aquí en Aragón da la sensación de que dan el asunto por perdido y nadie quiere asumir el precio de la futura derrota… luego hablarán de vovaciones de servir a los ciudadanos…

    Si internamente funcionan así, qué podemos esperar cuando lleguen al poder.

  2. maxchufa dijo:

    Ya no sé si me queda algo de opinión sobre la democracia interna de los partidos políticos o sobre la inercia que llevan de demasiados años haciendo las cosas como se han hecho siempre, en serio, cada vez tengo menos cosas que decir. Sea como sea, por el cansancio del electorado o por la lucha a machete de las bases, Madrid será otra vez del PP. Parece una broma de mal gusto, otro año más con la misma historia, con prisa y con nuevos candidatos, y todo ello cuando parecía que el PSM estaba reestructurado. Pues nada, de nuevo a lo de siempre, a tirar tabiques y a mover lavabos que parece que se caga mejor en la esquina contraria.
    Soy de los que piensa que Trinidad Jiménez es una buena política, en serio, y que podría hacer mucho por Madrid, pero también soy uno de esos que no olvida que abandonó a los Madrileños con la promesa de un ministerio y sin dar explicaciones. Me gustaría pensar que pase lo que pase, tanto Tomás Gómez como Trinidad Jiménez, cuando pase la tormenta, no abandonarán el barco y se quedarán los dos gobernando o haciendo oposición, que es como realmente se ganan las elecciones.
    Un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s