Derecho a huelga limitado

Es ya un tópico. Cada vez que un colectivo monta una huelga, surgen voces que recitan: “A mí me parece muy bien que defiendan sus intereses, pero sin molestar a los demás”. De camino al trabajo he escuchado muchas de éstas en la radio.

Pero seamos honestos: una huelga no sirve de nada si no afecta a los ciudadanos. El paro de funcionarios de hace unas semanas es un buen ejemplo. ¿Alguien se quejó de que no había podido echar una carta o ir al médico? No. ¿Tuvo éxito la huelga? Tampoco.

Hay que recordar que la Constitución recoge el derecho a huelga, que deberá ser desarrollado en una ley posterior. Esta norma “establecerá las garantías precisas para asegurar el mantenimiento de los servicios esenciales de la comunidad”. Pero los políticos aún no se han sentado a escribir esta norma. Por eso, cuando hay problemas, se resuelven en los tribunales. En varias ocasiones, estas disputas han llegado hasta el Tribunal Constitucional. Este órgano ha defendido a los trabajadores que incumplen los servicios mínimos, que no podrá ser sancionados ni despedidos.

Lo que hoy ocurre en Madrid es molesto. Mucha gente llegará tarde al trabajo, habrá nervios, calor, las empresas perderá dinero… Si yo viviera en la capital, quizá me acordaría de los ascendientes de los huelguistas. Pero después pensaría que son trabajadores, como yo; que defienden sus derechos, atacados por un gobierno que de socialista sólo tiene el nombre; que un día yo también saldré a la calle y que entonces necesitaré el apoyo de otras personas.

La huelga es una molestia, pero es necesaria.

Como decía hoy @JavierM: “El triunfo de la derecha consiste en que cada vez que hay una huelga, la gente protesta contra los trabajadores en vez de contra la empresa”.

Dos reflexiones más:

Un oyente ha dicho en la radio: “¿De qué se quejan? Yo estoy peor y no monto una huelga?” Quizá debería montarla. O al menos, no atacar a los que se atreven a plantar cara.

Hoy los medios hablarán del caos en Madrid, sacarán declaraciones de personas enfadadas, de políticos conciliadores… No dirán nada de las reivindicaciones de los huelguistas. Eso no es informar. Es poner a los ciudadanos en contra de la huelga.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Trabajo y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Derecho a huelga limitado

  1. Me he acordado de la frase del Subcomandante Marcos: “Disculpen las molestias, esto es una revolución”. Interesante blog.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s