Oportunismo

Los políticos de este país son muy dados a aprovechar la realidad para sus propios fines. Ocurre un suceso y se abalanzan como buitres para sacar tajada. Si se cae un avión, es porque no hay seguridad en los aeropuertos; si un sádico mata a una niña, hay que elevar las penas; si 30 jóvenes cruzan por donde no deben, es cosa de Renfe, que no había previsto la avalancha…

No hay ideología ni programa: sólo oportunismo. Salen al paso de los acontecimientos y de ellos construyen una doctrina política. Son como el Tribunal Constitucional: crean jurisprudencia a medida que tratan asunto. Pero los jueces se toman su tiempo para tomar una postura -a veces demasiado- y los políticos deben tener una lista para el informativo el mediodía.

El último ejemplo lo tenemos esta mañana en unas declaraciones de Mariano Rajoy, líder del Partido de la oposición y candidato a presidir el próximo gobierno (a veces se nos olvida, y por eso le damos menos importancia: “Cosas de Rajoy”). En El País se lee:

Rajoy ha desgranado las áreas que, en su opinión, España necesita reformar. Entre las propuestas destacan la de introducir en la Constitución el control del déficit público y la de reformar la Ley de Cajas para “facilitar la captación de capital en los mercados y separar la gestión bancaria de la fundacional”, es decir, abrir las entidades al capital privado y desligar el servicio social que ofrecen.

Yo coincido con el Partido Popular en que hay que reformar la Constitución (de eso hablaré largamente otro día) pero su propuesta es inútil y cínica.

Cínica porque en realidad Rajoy no quiere limitar el déficit. Es un arma muy poderosa para los políticos en el poder. Con ella pueden construir auditorios, inaugurar puentes, proyectar plazas… Madrid y Valencia son las comunidades más endeudas, así que por ahora no predican con el ejemplo. Es sólo palabrería para ganar votos.

Inútil por lo que señala El País en el último párrafo. Cuando llegan tiempos duros, incluso Alemania, a la que Rajoy pone como ejemplo, da vía libre al aumento del déficit. Y seguramente lo hace porque sus legisladores tienen más conocimientos de economía que el presidente del PP.

Hace un rato he visto un capítulo de El Ala Oeste. Es una serie muy edificante: muestra a un puñado de personas que tratan de hacer lo correcto. Después, leo los periódicos y veo los informativos y me entran naúseas. No nos merecemos estos políticos.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Política y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Oportunismo

  1. Víctor dijo:

    Los políticos que tenemos son consecuencia de la sociedad que tenemos. En esta sociedad, que a su vez está condicionada por los poderes financieros, los valores se han transmutado en conceptos meramente económicos. Flexibilidad, eficacia, éxito, instantaneidad,…son los valores morales propios. Estos han sustituido a los viejos, solidaridad, responsabilidad,.. Y entre ellos, el considerar como importante la reflexión. Hoy los políticos dictan su pensamiento en píldoras de eslóganes, no resisten ningún análisis profundo. Pero obedecen a la lógica de los tiempos. Lo importante, lo significativo es que ocupen un titular. No se necesita más porque nada más se valora. Como decía Bauman, la sociedad contemporánea es líquida, no tiene nada de sólido, permanente. Todo se malea en un caldo superficial, cambiante, vacio de un contenido mayor que una frase. Como bien sabes, son los tiempos del Twitter. Nada puede ocupar más de 140 caracteres.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s