La economía no es una ciencia

Decía Harry S. Truman que quería un economista manco. Alguien que, cuando fuera preguntado por la mejor solución a un problema financiero, no respondiera: “por un lado.. pero por otro…”. Esta anécdota demuestra que la Economía no es una ciencia exacta. De hecho, quizá ni siquiera sea ciencia.

Si multiplicamos cuatro por tres, obtenemos doce; si juntamos cierta proporción de hidrógeno con cierta proporción de oxígeno, obtendremos agua; pero si reducimos el déficit, impulsaremos la actividad económica… o no. Depende de a quién pregunte.¿De dónde nace esta diferencia? ¿Por qué hay quien piensa que lo mejor para una sociedad es la primacía de las empresas públicas y otro que aboga por privatizar hasta el aire? Ambos extremos, por supuesto, podrán dar informes y cifras que apoyen su tesis. Pero todos los números del mundo no podrán convertir en ciencia lo que en realidad es ideología.

Estoy seguro de que de Esperanza Aguirre -por poner un claro ejemplo de neoliberal- sabe por qué dice lo que dice. Quiero creer que, al menos, no se engaña a sí misma. El problema es nos quiere vender gato por liebre. Y lo consigue.

Hemos asumido que el sistema económico actual funciona como una máquina perfecta en la que el ser humano no tiene voz ni voto. Las empresas cierran, los mercados castigan, las bolsas bajan… Es como el clima: llueve o hace sol. En realidad, se parece más al cambio climático: unos pocos manejan la situación y el resto sufrimos las consecuencias. En realidad, los accionistas deciden despedir trabajadores antes que seguir reduciendo sus beneficios, los especuladores se aprovechan de la debilidad de los políticos y los poseedores de acciones juegan a la ruleta con nuestro dinero.

Buena parte de la culpa la tenemos los medios de comunicación. Informamos sin ahondar en el significado de lo que decimos, copiamos teletipos porque no entendemos lo que allí está escrito y no nos arriesgamos a dudar de “los organismos internacionales” porque queremos cobrar a fin de mes. La economía no es tan difícil de explicar: quien usa argot lo hace porque no entiende lo que escribe o porque no quiere que se entienda lo que escribe.

Si el ciudadano cree que el sistema económico que rige su vida en una máquina perfecta hará poco más que patalear cuando sea despedido o su pensión reducida a mínimo. Si cree que el neoliberalismo es una ideología comparable a cualquier tendencia política, quizá intente desalojarla del poder. De ahí el inmenso interés en convencernos de que esto del intercambio de papeles firmados es una ciencia exacta.

La próxima vez que escuche a un político dar recetas económicas pregúntese de dónde saca su certeza. Y a quién beneficia su consejo.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Abre los ojos, Economía y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a La economía no es una ciencia

  1. guelgar dijo:

    YO creo e todos tenemos un poco de culpa,unos por hacer y otros por hacerles caso,es una cuestión natural que si gastamos más que tenemos estamos obligados a quebrar,pero también es que hoy en día la gente prefiere especular a invertir en algo que tenga algo de fe de que funcionaran,prefieren la bolsa ,que compran por la mañana y venden por la tarde como si fueran yogures que caduca ,si producir nada,y luego los pobres mortales que nos dejamos engatusar con prestamos bajos,para endeudarnos hasta las cejas,y ahora no podemos pagar y nuestras ilusiones se han roto,como el juguete de un niño,tenemos miedo de invertir si tenemos algo el que lo tenga,nadie quieres ser empresario ,todos queremos ser trabajadores.
    Pero quien se hará empresario,y dará trabajo,y para colmo lo poco que gastamos los pobres,lo compramos made in china,así ya podrán crecer, si pensamos un poco fríamente empezamos a consumir más productos de nuestra zona o de nuestro país ,o de la unión europea,el dinero se quedará aquí producirá aquí si, todo lo compramos de china,oriente,india o así el dinero irá a parar fuera.
    Como pasa ahora que CHINA no tiene tanta crisis por que gracias a que todo el planeta les compran pueden seguir creciendo como crecen,es hora de pensar y reflexionar,de parar los pies a los grandes especuladores de bancos que fundan rumores infundados, para desestabilizar los mercados y beneficiarse,si no les recortan las alas un poco estaremos ,siempre con el ahí en el corazón.
    Bueno esto es solo mi opinión sin ser economista ni nada por el estilo ,solo soy observador,y lo que veo es un reflejo de la sociedad trepadora,de conseguir el máximo beneficio,en el menor tiempo sin importar si hacen daño a alguien,solo mirando su avaricia ,sin producir nada más que dolores de cabeza a los países y mercados.

  2. Pingback: Mejores políticos | Viajero a Itaca

  3. Pingback: Los hombres del traje | Viajero a Itaca

  4. Pingback: Se busca presidente | Viajero a Itaca

  5. Pingback: El futuro que nos espera (de la mano del PP) | Viajero a Itaca

  6. Pingback: La falacia de la deuda y el déficit | Viajero a Itaca

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s