Bienvenidos a Matrix

“El mejor truco del diablo fue convencer al mundo de que no existía”

Existe todavía mucha gente que culpa de la crisis al gobierno (por “no hacer nada”), al euro (“antes era todo más barato”), a los propios ciudadanos (“gastaron más de lo que podían y ya ves”). También hay quienes se resignan y hablan de la economía y la bolsa como quien habla del calor veraniego o la nieve de diciembre. Cosas que pasan sin que el ser humano tenga nada que ver ni, aún menos, pueda hacer algo por evitarlo. Por último, hay un grupo de gente, cada vez más amplio, que entiende que la situación actual no es una crisis, sino un ataque; que los causantes no somos nosotros los ciudadanos sino las grandes multinacionales, ávidas de más dinero y poder; que el problema de fondo es el sistema.

Somos los que, por principios, dudamos de los titulares vacíos de los informativos, de las portadas tendenciosas de los periódicos. Los que nos ponemos en guardia al oír hablar de FMI o el Banco Mundial. Los fans de Naomi Klein y su Doctrina del shock. Sabemos que hace tiempo que estamos gobernados por los bancos. Votamos con una pinza en la nariz, sabedores de que el próximo gobierno tomará sus decisiones condicionado por otros, a quienes no hemos elegido. Asistimos la adolescencia de una dictadura casi perfecta porque en apariencia no existe.

“La libertad consiste en decir que dos más dos son 4”

Algunos conocían la situación hace tiempo, pero nadie los escuchó. Otros hemos hecho un trabajo de deseducación y por el camino hemos descubierto una realidad diferente a la oficial. Como buenos conversos, necesitamos hacer proselitismo. Pero en ocasiones resulta difícil. Primero hay que hacer un serio trabajo de pedagogía, de concienciación. Pero entre la televisión y el fútbol muchos no tienen tiempo de pararse a pensar. Para ellos, la mejor defensa a su necedad es el ataque: somos conspiranoicos y nos montamos demasiadas películas. Después hay que romper la barrera del “nada va a cambiar”. Una actitud muy tentadora y peligrosa. Además, es falsa.

Hace unos días, conversaba en twitter con @rosamariaartal, @mohorte, @Purnas, y @javierm sobre el asunto. Todos veníamos a decir más o menos lo que escribo en este post. No hay casualidades, todo está planificado. Es posible cambiar las cosas, pero hace falta que la gente quiera. Y para eso, hay que conocer la realidad.

“Si se concede esto, todo lo demás vendrá por sus pasos contados”

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Abre los ojos, Economía y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Bienvenidos a Matrix

  1. Gaius dijo:

    grandioso. ya tenia ganas de que regresaras de tu parentesis, pero la verdad es que los dos ultimos posts me han parecido geniales.

  2. Cristina dijo:

    Cuánta razón tienes. El momento en el que uno se da cuenta de que todo es una gigantesca farsa, gracias a un libro o a una buena conversación, se parece mucho a la revelación de Neo. ¿Y no te parece increíble que consigan engañar a tantos millones de personas? ¿Cómo es que no lo ven? ¡Despertad! ¡Somos esclavos!

  3. Pingback: Radical | Viajero a Itaca

  4. Pingback: Cuarto Poder, documental sobre manipulación mediática | Viajero a Itaca

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s