Trabajadores públicos, no meros funcionarios

En el imaginario colectivo, el funcionario es aquel trabajador con un contrato de por vida, que va cada mañana a la oficina para no dar palo al agua y toma cafés de 1 hora. El tipo con cara de aburrido que nos manda a otra ventanilla, el que nos señala que falta una copia del DNI en la solicitud y, sin prestarnos más atención, continúa hablando con su compañero sobre los malos modales de su encargado. Por eso, en España todo el mundo quiere ser funcionario. Y quien no lo consigue se dedica a criticar a este colectivo a la primera oportunidad.

De ahí quizá esa alegría mal disimulada que muchos ciudadanos mostraron cuando el presidente reveló el plan de ajuste (esa parte, quiero decir). Después de años chupando del bote,parecían pensar, por fin van a sufrir un poco, como el resto.

Pero olvidamos que el cirujano también es trabajador público; y la maestra, y el enfermero, y el periodista del telediario de TVE; y la mujer que se deja las pestañas en Hacienda para descubrir estafas; y el juez, el fiscal, el secretario judicial… Yo quiero que mi cirujano esté muy contento con su sueldo y condiciones de trabajo; que la enfermera no tenga turnos eternos porque han recortado personal; que los profesores de mis futuros hijos estén motivados para enseñar; que el tenga incentivos para informar; que el juez tenga dinero suficiente para no ceder al soborno.

La calidad del trabajo público nos afecta más de lo que pensamos. Y si esta huelga no es un éxito, la general quizá no llegue ni a producirse. O, si lo hace, servirá de poco.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Trabajo y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Trabajadores públicos, no meros funcionarios

  1. mohorte dijo:

    Siempre se ve del mismo modo a los funcionarios, como parásitos de la sociedad que amén de cobrar de por vida un sueldo normalito no trabajan una mierda. Como el típico Gutiérrez, tomando cafés a todas horas y diciéndote “vuelva usted mañana”.

    Sucede que a pesar de que a mí no me parece bien que un funcionario no pueda ser despedido y tenga el sueldo fijo (resta incentivos) el trabajo público es esencial para el funcionamiento de la sociedad y no debe ocultarnos ese hecho tan importante un compendio de tópicos muy españoles.

    Desconozco qué alcance tomará la huelga hoy. Pero en cualquier caso hay que proteger el empleo público. La otra opción es que el empleo se convierta privado, y no creo que queramos llegar a eso visto lo visto.

  2. Mercedes dijo:

    Pues yo creo que nos fijamos más en los empleados públicos por aquello de que los pagamos entre todos; pero a tomar cafés de más de una hora también he visto a los señores de la ventanilla de un Banco. Amén de que ahora, todos los Bancos han adquirido mobiliario nuevo y de diseño, pero lo que es el servicio está cada vez peor. Porque si encuentras dos ventanillas abiertas es porque uno tiene el vientre descompuesto y no se puede levantar. Mínimo personal en los Bancos y nadie se mete con ellos. Y mucha gente en las mesas con sus papeles y su teléfono siempre a la oreja- risueña, sin prestarte la más mínima atención (que te atiendan en ventanilla, y si sólo hay una abierta, pues te esperas..).
    Yo creo que no es justo que los señores del gobierno y los políticos se estén gastando tanto dinero en cenas, viajes y premios (que hay premios literarios de hasta 7.000 euros y luego nos recorten el sueldo a los funcionarios rasos, que nos pasamos el día intentando limpiar el fango que ellos dejan por ahí.

  3. Yo dijo:

    Vagos hay en todas partes, ya que la vagancia, hasta donde yo sé, es una cualidad humana.
    La cuestión es dónde marcar la frontera. Los cafés de una hora son excesivos seas funcionario o empleado de banca. Idealmente se piensa que en una empresa privada si te pasas tomando cafés te echan a la calle; sin embargo todos sabemos que no es así. En condiciones económicas normales hay que hacer una muy gorda (meter la mano en la caja, insultar gravemente a alguien…) para que te despidan.
    Yo conozco funcionarios inútiles y prescindibles y también los conozco que hacen su trabajo de forma impecable… lo mismo puedo decir de empleados de la empresa privada. ¿La proporción en cada grupo? La ignoro, pero sospecho que será la misma.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s